La tecnología cuántica que acabará con las falsificaciones desde tu teléfono móvil

Se estima que cada año, el coste en todo el mundo de las importaciones de mercancías falsificadas y pirateadas asciende a 500.000 millones de dólares. No hablamos únicamente de prendas de vestir, complementos, perfumes o música y cine… también de componentes de vehículos, por ejemplo, como piezas de freno en coches inteligentes o, incluso, medicamentos.

Sólo en EEUU, la falsificación de medicinas supone pérdidas cifradas en 200.000 dólares y, lo que aún es peor, pone en serio peligro nuestra salud, hasta el punto de que provocan un millón de muertes al año porque muchos de estos medicamentos falsos ni siquiera contienen los principios activos que deberían.

La Universidad de Lancaster (Reino Unido), a través de la empresa que surgió a partir de ella, Quantum Base, ha desarrollado una tecnología cuántica que podría ser el fin de las falsificaciones. Esta tecnología óptica, que ya ha sido patentada, es capaz de leer las más mínimas imperfecciones, detectando y amplificando las irregularidades en las superficies bidimensionales. Con ellas se generan una especie de carné de identidad de los productos y todo aquel que no coincida con él se delata como falsificado.

El quid de la cuestión es el material de estas etiquetas, el grafeno, cuya composición -un átomo de espesor- permite la emisión de la luz captable por una cámara. Cuando la luz se refleja en una material 2D de estas características, las pequeñas imperfecciones brillan y son las que emiten luz. Esa luz es codificable en una secuencia de números es lo que se convertiría en una huella dactilar difícilmente falsificable.

Esta tecnología, enunciada de este modo, parece estar sólo al alcance de las autoridades o determinadas empresas. No es así, puesto que desde Quantum Base han conseguido llevar su patente a una sencilla app de teléfono móvil, de manera que cualquiera puede comprobar si el producto que tiene en sus manos es falso o no, verificando la autenticidad. Bastará que la persona escaneé la etiqueta óptica del producto con la única ayuda de su móvil, que inmediatamente consultará con la base de datos del etiquetas 2D del fabricante y sabrá si le han colado gato por liebre.

El profesor Robert Young, científico jefe en Quantum Base y uno de los investigadores que ha desarrollado la tecnología, no oculta su satisfacción por lo que puede suponer el fin a lo que llama “la epidemia de la falsificación”. Según explica este experto en información cuántica, la tecnología patentada y su aplicación podría ser pública para la primera mitad del año que viene, pudiendo ser aplicada a las etiquetas de cualquier producto.