El New York Times salta a la ‘dark web’

El New York Times siempre ha sido uno de los periódicos más vanguardistas en la aplicación de la tecnología. Su última novedad ha llegado esta misma semana, con el lanzamiento de una versión de la edición digital en la dark web. (arriba, ilustración de Kevin Zweerink para este medio estadounidense).

Para poder acceder a esta web será necesario hacerlo con el navegador TOR (The Onion Router), con el que es posible navegar por internet sin que nuestro equipo revele la dirección IP. Se trata del modo más seguro para mantener nuestra confidencialidad y esa es, precisamente, la característica que ha querido aprovechar NY Times, desarrollando lo que ha tenido a bien bautizar como “un experimento de comunicación segura”.

Dado que con TOR resulta sencillo eludir a buscadores como Google y facilita el anonimato –de hecho, esta dark web es la empleada por muchos maleantes para el tráfico de drogas o armas-, el medio de comunicación confía en que esta nueva versión permitirá llegar allá dónde ahora resultaba una amenaza hacerlo.

Países en los que el acceso al NY Times estaba bloqueado por motivos de censura o en los que, incluso, quienes lo hacían terminaban por ser monitoreados, podrían ahora beneficiarse y acceder a la información manteniendo su privacidad.

La nueva web está accesible vía un túnel de red privada virtual (VPN) y ha sido desarrollada empleando para ello el software de código abierto Enterprise Onion Toolkit (EOTK), con el que es posible automatizar muchas tareas tanto de configuración como de gestión.

Según explica en el comunicado del NY Times su directora de Seguridad de la Información, Runa Sandvik, “nuestro equipo de ingeniería se compromete a garantizar que los lectores puedan acceder a nuestras historias de forma segura”. En este sentido, según indica, “estamos explorando formas de mejorar la experiencias de los lectores que usan TOR para acceder a nuestro sitio web”.

El experimento ya ha iniciado su andadura, aunque no con el mismo número de funcionalidades que la edición digital que conocíamos hasta ahora. Así y aunque se podrían ir incorporando porque es una proyecto “en desarrollo”, no es posible realizar comentarios o iniciar la sesión con nuestro perfil habitual.

Se trata de un proyecto tan vivo y sujeto a tantas mejoras hasta alcanzar un rendimiento y funcionales como los de la web principal que “puede haber interrupciones ocasionales” mientras se optimiza la web, afirma Sandvik.

No es la primera vez que una página web de uso masivo en la web abierta salta a la dark web. Hace tres años, por ejemplo, ya lo hizo Facebook. Entonces, muchas personas tomaron el anuncio de la red social como una medida paliativa para hacer frente a la crisis abierta tras conocerse que durante años había estado suministrando información de sus usuarios a la NSA estadounidense.