Planeta Axel

Análisis, perfiles e historias de fútbol internacional

Manuelelé: con las condiciones no basta

08 Ene 2008
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Cuentan los buenos ojeadores que a un futbolista no sólo hay que verlo jugar. Que puede ser que fiches a un jugador al que has observado durante meses, pareciéndote fantástico, y que al final no funcione en su nuevo club. Que hay que informarse sobre su carácter, su adaptación a un colectivo, su vida personal, su psicología. Porque en el fútbol no todo se reduce a ser bueno o malo. Se pueden tener grandes condiciones y fracasar. Porque no se está a gusto, porque falta confianza, porque no hay fluidez en las relaciones con los compañeros, porque no hay compromiso.

Quizá esto es lo que ha sucedido con Manuel Fernandes, un centrocampista lisboeta que fue internacional por Portugal en todas las categorías posibles hasta llegar a la absoluta. Un portento físico con excelentes virtudes técnicas, probablemente adquiridas en sus pachangas callejeras con Nani y su grupo de amigos y luego perfeccionadas en la academia del Benfica. Si se le hacía un seguimiento, llegaba a impresionar. Es comprensible que los responsables técnicos del Valencia se fueran a por él. Hasta puede serlo que pagaran 18 millones de euros. El chico prometía. Muchísimo.

Pero pronto surgieron dudas. Los rumores sobre su indisciplina y su afición a la vida social empezaron a extenderse. Algo había sucedido ya cuando coincidió con Ronald Koeman en el Benfica, pero no saltó a la luz pública qué era exactamente. La semana pasada su detención por una presunta pelea en una discoteca aclaró el tema y respondió a las preguntas de aquellos enamorados de su fútbol que se extrañaban ante su escaso protagonismo en el equipo.

Ahora Manuelelé volverá al Everton, donde triunfó la temporada pasada en los cuatro meses que pasó en Goodison Park. Sus hinchas no acaban de estar convencidos con su regreso, ya que en verano dijo no a un traspaso definitivo a la escuadra de Liverpool cuando ya había viajado a la ciudad e incluso había presenciado un partido en la grada. David Moyes, un técnico extraordinario que le atará en corto, se antoja decisivo para reconducir su carrera.


comments powered by Disqus