Opinion · Quien quiera oír, que oiga

La implosión del Partido Popular

El Partido Popular se descompone, se cae, se desmorona: más que en el diván, parece que está en la lona. El retrato de la situación actual podría ser el siguiente: un Mariano Rajoy inmóvil, un partido inquieto, un runrún persistente, el caso Aquamed, la Operación Taula, el caso Palma Arena, los papeles de Granados, el caso Ritaleaks. En paralelo, continúan abiertos varios frentes que desangran lenta pero irremediablemente al partido: la operación Púnica, el caso Gürtel, los papeles de Bárcenas, e incluso la propia figura de Rodrigo Rato. Al mismo tiempo, Jaume Matas confesando en el banquillo de los acusados y Rita Barberà presionando al partido para tratar de salvarse por la vía del aforamiento, incluso aunque eso genere cierta tensión interna. No cabe duda de que el PP se encuentra en una situación complicada: ha perdido la iniciativa política y las aguas podridas de la corrupción empiezan a sobrepasarle el cuello. Cunde una sensación creciente de ahogo.

Como cada semana, la actualidad política viene sobrecargada de noticias, pero en estos últimos días nada es comparable con la serie de golpes judiciales que ha sufrido el Partido Popular. Quizás ninguna fuerza política lo ha subrayado con la suficiente insistencia: el PP vive una situación jurídicamente insostenible y políticamente envenenada. Mariano Rajoy teme convertirse en un cadáver político asediado por la corrupción y, por su propia pasividad, Soraya Sáenz de Santamaría tiene dificultades para presentarse como la renovación tras el caso Aquamed, mientras los aguirristas han visto cómo esta semana la Guardia Civil registraba la sede del partido en Madrid. Malos tiempos para el “Clan de los Genoveses”. No parece haber nadie totalmente limpio, ni en el equipo titular, ni tampoco entre los suplentes. Parece legítimo preguntarse de qué manera el PP va a solventar una situación en la que la sombra de la corrupción se expande transversalmente y el cerco judicial se estrecha sobre sus dirigentes. Las coartadas se vuelven cada vez más difíciles. Recordemos que desde el pasado mes de enero es un partido imputado por no colaborar con la justicia en el caso de los ordenadores de Bárcenas. A este paso al Partido Popular se le podrá decir lo que Dante escribe de su infierno: “quien entre aquí, que abandone toda esperanza.

El reguero interminable de casos de corrupción demuestra que no es una cuestión de “manzanas podridas”, sino que se trata de un modelo de gobierno esencialmente corrupto (las “manzanas podridas del árbol envenenado”). Cuando hablamos de la corrupción de estos últimos años no debemos pensar en personas poco honestas que, cuando nadie les miraba, metían la mano en la caja y se llevaban el dinero. No. El PP ha funcionado como un “clan”; es decir, ha elaborado un sistema de funcionamiento cerrado y basado en la deshonestidad. Las corruptelas no eran entonces accidentes, sino correas de transmisión de dinero y lealtades que el partido necesitaba para funcionar, para nutrirse y para, en última instancia, ganar elecciones. Por tanto, no debe extrañarnos que este modelo mafioso de funcionamiento salpique también a grandes empresas (OHL, Acciona, FCC) y a magnates de la construcción (Enrique Ortiz, David Marjaliza). A la sombra del poder se vivía muy bien a costa de lo que es de todos. Como muy oportunamente recordaba el senador Ramón Espinar a Esperanza Aguirre el viernes pasado: “usted viene aquí a esta Comisión como si fuese Dorothy del Mago de Oz, pero la película adecuada es Gomorra.

El Partido Popular no es un partido corrupto, es un partido corruptor: todo lo que toca lo pervierte. Llegados a este punto de la trama, es una cuestión de higiene democrática desalojar al Partido Popular allí donde pueda gestionar dinero público. Por eso, todos los movimientos de Ciudadanos para tratar de blanquear al PP y traerlo a la normalidad política, deben ser descubiertos y puestos sobre la mesa.

Vamos a ver mucho travestismo político en estas próximas semanas y buenas intenciones.  Hace pocos días nos sorprendía el ahora “heterodoxo” Garicano, manifestando que cumplir con el objetivo de déficit sería un suicidio para España. Dejando estos suspiros de carnaval de lado, a nadie se le escapa que Ciudadanos, además de ser el gran valedor de la “Gran Coalición” en nuestro país, no dudará en convertirse en el alumno aventajado de la Comisión Europea cuando lleguen los ajustes.

Hay quienes se autoengañan y hacen trampas para que le salgan los números confundiendo a las fuerzas emergentes con las fuerzas del cambio. La pelota está en el tejado del PSOE y tiene que optar si quiere una alianza de progreso para la mayoría de nuestro país (“el gobierno de los 11 millones”) o si, por el contrario, va a seguir en su afán de apoyarse en una formación política que no es sino la bisagra de un PP en vías de descomposición y que vive en una situación de redada permanente.

La actual geografía parlamentaria no debe hacernos olvidar que las negociaciones del PSOE con Rivera encubren la posibilidad de una alianza parlamentaria en defensa de los privilegiados. Un pacto de élites. En dicha alianza el papel del PP quedaría relegado a esperar entre bastidores, para finalmente entrar en escena en los momentos culminantes de la obra y protagonizar eso que suele llamarse “los Pactos de Estado”. La ceremonia de la investidura no debe hacernos olvidar que Sánchez está en cabeza de una fuerza política que ha obtenido los peores resultados de su historia y que el PP ha sufrido el peor resultado desde su fundación en 1988. Que por tanto es el régimen del bipartidismo el que ha tocado a su fin el 20-D. La trastienda política parlamentaria resulta perversa, pero el peligro de un nuevo golpe de Estado, como el perpetrado con la reforma constitucional del artículo 135, no puede ser descartado a la vista de los malos augurios económicos que se avecinan. Amén de la geometría variable parlamentaria, cuando se afronta el momento de la investidura no se debe olvidar la famosa frase del Conde de Romanones, uno de los padres fundadores del turnismo político: “haga usted la ley que ya me encargo yo de los reglamentos”.

Podemos mantiene la mano tendida y una propuesta en firme de gobierno de coalición porque queremos garantías de que la investidura no se convierta en una ceremonia de confusión que dé cobertura a una cuarentena que permita al PP recuperarse de su implosión corrupta. Si el PSOE continúa tendiendo la mano al PP a través de Ciudadanos nos conducirán a una situación de bloqueo. Cabría preguntarse entonces: ¿la cascada de nuevos casos de corrupción del PP ha podido alterar la opinión de los españoles? ¿Podría ser derrotado en las urnas el PP en medio de su implosión corrupta? ¿Es posible pensar en un PP yéndose por el sumidero en una nueva cita electoral arrastrado por su propia descomposición y por la voluntad de cambio de un pueblo cansado de indefiniciones? Quizás llegado el caso no nos deberá temblar el pulso a la hora de ofrecerle a la gente la posibilidad de levantar el tapón y dejar que con su voto eche por la tragante de la Historia al partido de la indecencia, del saqueo, del régimen de la corrupción y de la injusticia social.