El doble rasero de la derecha

shangaylily

Cuatro chicas enseñan sus pechos en una capilla para protestar contra la insoportable misoginia y homofobia de la Iglesia  y a los de siempre se les viene el mundo abajo. A mí me llaman “hijo de puta” y me amenzan con darme “un susto” o tirarme la puerta de mi casa abajo y no pasa nada. Por no decir las barbaridades que han tenido que sufrir las Valientas de la Complutense por un acto que nos representa a la mayoría de la comunidad gay (a pesar del incomprensible abandono de la FELGT, que ha llevado a nuestras activistas de RQTR a salirse de la Federación) y, desde luego, a las feministas, más que acostumbradas a su acoso. Pero las víctimas son ellos, porque no les dejamos insultarnos líbremente y gozar de subvenciones, prebendas y privilegios por ello.

Ese es el doble rasero de la derecha.

Por un lado jalea y glorifica como “listos” a sus corruptos. Por el otro, nos quieren hacer pasar por corruptos, violentos, perseguidores, a todo el amplio espectro que está a su izquierda (minorías, trabajadores, humanos decentes que piensan en algo más que en acumular riquezas que se sumen a las de papá).

No, señor, las víctimas no somos verdugos.

Por supuesto, no hay que olvidar que todas esas estrategias las han aprendido de la Iglesia. La inventora y gran maestra en eso del doble rasero. Como se ve en su distorsión, manipulación e hipocresía tratando el tema del acto pacífico de las Valientas y alentando por otro lado toda una cataráta de declaraciones homófobas, pedófilas y misóginas por parte de sus representantes.

Pues harían bien en mirar lo sucedido con el repulsivo arzobispo belga al que le han dado cuatro tartazos por sus inhumanas declaraciones sobre el sida como “una especie de justicia intrínseca”. Cerdo, ¿has visto a algún ser amado morir por amarte? Yo sí. Y no os permitimos a basuras como vosotros, hipócritas de la Iglesia Católica, que sigáis subidos a vuestro pedestal de muertes, a vuestra soberbia, queriendo regir nuestras vidas y nuestras muertes mientras vivís en una contínua bacanal de despropósitos. Antes de hablar de esa terrible e injusta enfermedad que es el sida, habla un poco del medio millar de niños belgas que fueron violados por curas. ¿O es que os pilla muy cerca la pedofilia?

Y otro tanto se puede decir de esta torticera derecha, que no deja de buscar persecuciones, difamaciones y acosos donde sólo hay una lógica denuncia de su corrupción aún no resuelta.

No olvidemos que por mucho que jaleen e hinchen los casos de la Junta de Andalucía, que serán severamente castigados si se demuestran, como ha venido haciendo hasta ahora el PSOE con los casos descubiertos en sus filas, el Partido Popular lleva en sus listas a 2 imputados por los trajes, 4 implicados en Gürtel, 2 en Brugal y 1 en corrupción urbanística.