Principia Marsupia

La Inteligencia Artificial descubre un antibiótico contra las “super-bacterias”

Desde el descubrimiento de la penicilina, los antibióticos han sido uno de los pilares de la medicina moderna.

Pero han surgido dos problemas con los antibióticos: el primero es la aparición de bacterias resistentes. Esa resistencia se produce cuando las bacterias mutan genéticamente para esquivar los mecanismos que utilizan los antibióticos para matarlas.

El segundo problema es que las grandes empresas farmaceúticas han dejado de interesarse por desarrollar nuevos antibióticos. El mercado no resulta suficientemente lucrativo. La OMS lleva años denunciando la falta de innovación en este campo.

Cada año, unas 700.000 personas mueren en el mundo por problemas directamente relacionados con bacterias resistentes a los antibióticos. Un informe encargado por el gobierno de UK alerta de que, sin acción inmediata, 10 millones de personas podrían morir anualmente en 2050.

Pero puede que hayamos encontrado una solución revolucionaria: un equipo de investigadores del MIT ha descubierto una potente sustancia antibiótica gracias a la inteligencia artificial. El nuevo antibiótico acaba con la acinetobacter baumannii y la enterobacteriaceae, dos bacterias para las que la OMS considera imperativo encontrar un remedio.

¿Cómo funciona el algoritmo de inteligencia artificial?

Paso 1. Entrenar la red neuronal.

El algoritmo se basa en lo que se llama una "red neuronal", un modelo matemático análogo a la arquitectura cerebral.

Lo primero que se hace siempre es entrenar al algoritmo. Para ello los científicos introdujeron una lista de 2.500 sustancias que se sabe cómo actúan frente a una bacteria llamada E Coli.

Paso 2. Descubriendo un nuevo antibiótico.

Una vez el algoritmo ha aprendido cómo funcionan diferentes sustancias químicas frente a la bacteria, los científicos le introdujeron una nueva lista de 6.000 moléculas que estaban bajo investigación.

Tras algunas horas de cálculo, el algoritmo señaló una de entre las 6.000 sustancias.

Los investigadores bautizaron a esta sustancia como halicina en un guiño a "Hall", el ordenador autónomo de la película "Dos Mil Uno, Odisea en el Espacio".

Resulta que la halicina mata a bacterias como la mycobacterium de la tubercolosis y también a otro un grupo llamadas enterobacteriaceae para los que no funcionaban los antibióticos conocidos.

Paso 3. ¿Podemos descubrir otros antibióticos con el mismo procedimiento?

Sí, para encontrar aún más antibióticos, los científicos probaron a introducir en el ordenador una lista que contiene 107 millones de sustancias.

Imaginad las ventajas: en vez de hacer largos experimentos en 107 millones de sustancias una por una, podemos dejar que el ordenador haga sus cálculos. Y que nos señale cuáles de entre ellas pueden ser prometedoras.

Tres días después, la computadora eligió 23 sustancias como posibles antibióticos.

Estamos abriendo una puerta revolucionaria para la medicina.