Principia Marsupia

¿Se ha cerrado la ventana de oportunidad para contener el coronavirus?

Puede que se esté cerrando la ventana de oportunidad para contener el coronavirus. No se trata de crear alarma ni asustar a nadie. Pero creo que ha llegado el momento de que empecemos a contemplar diferentes escenarios sobre esta epidemia.

Informar sobre el coronavirus es un ejercicio complicado: hay que evitar el alarmismo y, a la vez, evitar la complacencia. El alarmismo genera miedo irracional y eso empeora cualquier situación. La complacencia puede generar desconfianza si las cosas se complican.

Me preocupa la excesiva confianza porque si en algún momento aparecen aquí casos de coronavirus (como ha ocurrido en Italia), mucha gente va a entrar en pánico y va a sentirse engañada.

Imaginad que Italia hubiese dicho el viernes: "aquí no va a pasar nada". Este fin de semana han aparecido 150 casos y han tenido que ordenar medidas de cuarentena para 50.000 personas. No hay que asustar, pero tampoco generar falsa confianza.

En los últimos días han ocurrido cosas importantes que creo que vale la pena comentar con tranquilidad. Mucha de la gente que más sabe sobre la epidemia es ahora bastante más pesimista sobre la posibilidad de contener el virus.

¿Cuál era la estrategia hasta ahora con el coronavirus? Intentar contenerlo en la región donde apareció. No era una idea descabellada. En el año 2003, una enfermedad muy parecida (el SARS) contagió a 8.000 personas y murieron 774, pero se consiguió parar. Se consiguió sacar al virus de la circulación.

Ese sería el "escenario óptimo" con el nuevo coronavirus.

Pero estos últimos días hemos visto que empieza a haber importantes focos de contagio independientes y lejos de Wuhan: Japón, Corea del Sur, Irán, Italia. Puede (y repito: puede, no es seguro) que sea demasiado tarde para contener el virus.

A eso se refería el director general de la OMS cuando decía que puede que se esté cerrando nuestra ventana de oportunidad.

¿Cuál sería el "peor escenario"? Que el nuevo coronavirus se instalase permanentemente en el ser humano. Igual que los virus influenza que provocan la gripe cada año. Están ahí y convivimos con ellos.

Pensar en el "peor escenario" no tiene por finalidad asustar a nadie. Simplemente que las medidas que deberíamos tomar en ese caso son diferentes a si el objetivo es contener el virus.

Por ejemplo: cerrar fronteras, parar la economía, o crear zonas de cuarentena son medidas muy razonables cuando el objetivo es contener un virus. Pero son muy contraproducentes si el virus es imposible de contener.

Del nuevo coronavirus hemos aprendido que es muy contagioso. Probablemente hay muchos más casos de los que conocemos. En Italia, en apenas 3 días, se han detectado 150. El coronavirus ya estaba ahí y no lo sabíamos. Por lo tanto, es muy probable que existan casos que ahora mismo no conocemos.

¿Eso quiere decir que no podemos hacer nada? En absoluto. Las medidas básicas de higiene siguen siendo fundamentales. Toser en el codo, utilizar pañuelos desechables y, sobre todo, lavarse las manos con regularidad. Ponerse la vacuna de la gripe si perteneces al grupo de riesgo también es importante. Eso aliviará muchísimo la carga sobre el Sistema Sanitario si en algún momento aparecen casos de coronavirus en la zona donde vives.

Ni entremos en pánico ni caigamos en la complacencia. Utilicemos la razón y la información científica disponible. No existen herramientas más poderosas.