Puntadas sin hilo

Pequeñas cosas que causan infelicidad

Aumenta notablemente la renuncia a las plazas de guardería públicas. Muchos padres no pueden pagar el 50% del coste exigido, que son 3.400 euros al año, más acogidas matinales y comedor, considerados servicios extraordinarios. Y no todos tienen abuelos.

El Ayuntamiento de Madrid, con una deuda superior a los siete mil millones de euros, dispone de 300 coches oficiales, con sus correspondientes choferes.

Aumentan espectacularmente los inmigrantes subsaharianos que llegan a Europa en balsas de juguete, con gravísimo riesgo de sus vidas. Las balsas han aumentado brutalmente de precio y se venden por 400 euros en los bazares marroquíes.

Por contra, los diputados españoles seguirán viajando al extranjero en clase preferente, y en los viajes nacionales en club o similar. De acuerdo, son diputados, pero podrían haber tenido la decencia de viajar en turista mientras dure la crisis.

Estados Unidos lleva matadas más de cinco mil personas con sus ‘drones’ o aviones no tripulados. Matan con absoluta precisión desde un despacho a miles de kilómetros. ¡Si jugásemos a hacer ‘drones’ mentales con personajes españoles!

Los españoles gastarán de media 300 euros menos en Navidad.

El Presidente de Caja Ávila, ahora integrada en Bankia, tenía una indemnización por despido de seis millones de euros. Suma y sigue el escarnio nacional sin fin.

En Peñafiel, Valladolid, se ha producido un nuevo suicidio, que prácticamente ha pasado inadvertido: una mujer que no podía pagar el alquiler. No tuvo quien la defendiese.

Telemadrid, bajo el mando de Esperanza Aguirre, ha perdido 1.000 millones de euros en diez años. Ahora la descapitalizan para privatizarla, pero nadie es responsable.

¿Se atreverá el Gobierno a establecer el derecho de indulto antes de que se celebren los juicios? Capaces son. Las delicias de la mayoría absoluta.

¿Se atreverá a cambiar la fórmula de juramento del Presidente del Gobierno y de los ministros para ajustarla a la realidad: Juro incumplir la Constitución y cumplir todo lo que me ordenen Bruselas y Angela Merkel?

La gasolina ha vuelto a subir una vez que en Noviembre las petroleras bajaron los precios a requerimiento o ruego del Gobierno porque era el mes que se tomaba en cuenta para calcular el aumento de las pensiones. Como se sabe, el petróleo y derivados son fundamentales en el coste de la vida. Ruines e infames trucos políticos.

Y la pequeña gigantesca cosa más descorazonadora, terrible y cruel que ha ocurrido en lo que va de siglo: El niño sirio de 10 años que, alentado por varios rebeldes, corta la cabeza con una espada a un oficial desarmado y tendido en el suelo. La guerra, los nacionalismos, las religiones. ¿Esto no podría ocurrir en España?

Y una larga lista que seguramente ustedes pueden completar.

La felicidad es de papel.