Puntadas sin hilo

Sánchez y el art. 135

Sabe que ni con su apoyo prosperará la propuesta de Izquierda Plural para la modificación del famoso, deprimente y destructivo artículo de la Constitución que condena a los españoles al malestar económico a perpetuidad, y que se somete hoy a consideración en el Congreso de los Diputados. Sin el apoyo del Partido Popular no es posible. Y sabe que el PP votará No. Pero rectifica su error de cuando era diputado raso y votaban como zombis, como robots, como borregos, sujetos a la disciplina de partido, al igual que ahora.

Los seguidores de quienes se consideran verdaderos y únicos representantes de la izquierda no se lo perdonarán, no lo admitirán, dirán que es oportunismo, pero que ya es tarde y no engaña a nadie, Sánchez no es pata negra. Pero habrá enmendado su voto pusilánime y, sobre todo, quedará atrapado en el cepo para integrar la rectificación en el programa electoral del PSOE y en los seguros y necesarios acuerdos poselectorales. ¿Por qué no creerle, por qué no cogerle la palabra, por qué no admitirlo entre quienes no quieren que ningún español pase hambre o penurias indecentes?

Por de pronto, con esta decisión se reconoce que el triste articulito no es dogma, y la era Zapatero queda con el culo al aire. Le pedimos al PSOE que gire más a la izquierda y cuando lo hace nos parece mal, tal vez por temor a que se recupere. Ni IU ni Podemos podrán eliminar este artículo ellos solos. Necesitarán al PSOE. Como si la lucha para que los españoles no pasen frío fuera monopolio de ellos. Luchar contra el capital, contra la troika, contra el neoliberalismo europeo no es fácil y cuantos más luchen, mejor. Sánchez tiende puentes, no los rechacemos de tan piros que somos. Puede que en otros asuntos continúe siendo connivente con el PP, pero en éste, capital, no. No seamos destroyers profesionales, no caigamos en un ridículo todo o nada. No hay nada en le vida que lo sea todo. Romper, por las razones que sean, con el más inmediato y tenebrosos pasado socialista es una decisión más que estimable. Intentar el cambio de este artículo es, junto con la irrupción de Podemos, el acontecimiento político más importante de los últimos cuatro años. Es la primera renta básica universal, que propone Izquierda Plural, el PSOE apoya, y supongo que Podemos se adhiere. Mi aplauso para Sánchez por su abandono del club de los políticos muertos.

 

(Ya, ya sé que se me ve el plumero, me tumbo en el suelo para pedir perdón como el arzobispo de Granada, pasen, por tanto, de ello, y vayan al grano.)