Opinion · Puntadas sin hilo

Votar pobreza o votar rebelión

Luego no digan que no lo sabían o que no se lo habían explicado. Ya es oficioso y el jueves será oficial: La Unión Europea exigirá al Gobierno entrante profundizar en la reforma laboral y más recortes.

Es claro que, aun teniendo que cumplir las imposiciones de la Unión Europea, no es lo mismo que gobierne un partido, o un nuevo partido, que se ceba con las clases populares y medias que un partido, o un nuevo partido, que sancione a las clases privilegiadas. Hay margen técnico y económico para ello.

Ésta debería ser la disyuntiva a debatir durante estos días, pero no lo será: continuaremos con los tópicos de siempre. Resultará difícil que lo comprendan en las circunscripciones más pequeñas, proclives a conservar lo establecido y resistentes a aperturas por beneficiosas que sean. No vota lo mismo Burgos que Madrid, y prefieren chuparse el castigo que les impone la UE y un Gobierno continuista del sufrimiento. No es justo que les prometan rebajar dos puntos la tarifa máxima del IRPF porque no es lo mismo ganar 60.000 euros que 300.000, el sufrimiento no es el mismo. No es lo mismo disponer de ingeniería financiera que tributar a pelo.

Si ustedes quieren más de lo mismo, más de lo padecido, voten a quienes hasta ahora estaban o a quienes propugnan prácticamente lo mismo. Si quieren luchar contra la tropelía democrática y social de que siempre paguen los mismos, voten a los nuevos. Luego no se quejen. La Unión Europea se lo dice bien claro. ¿No les duele todavía el retroceso económico en que les han sumergido con el cuento de la recesión para unos y no para otros? Renovarse o morir. Sí, el hombre es un animal de costumbres, y por eso cuesta tanto, en Burgos y semejantes circunscripciones pequeñas, atreverse a rebelarse contra lo tradicional. Naturalmente, los señores Rajoy y Rivera dirán que nada de eso ocurrirá con ellos, Pero ocurrirá por mucho que lo pinten de azul y naranja. Defenderán a los suyos, aunque digan que los suyos somos todos. La Unión Europea es implacable y sabe que con ellos no habrá díscolos. ¿Acaso un trabajador va a dejar de ser un pelele en manos del empresario y de la ministra del ramo? Solo en la rebelión razonada reside la posibilidad de cambiar las cosas para que los nuevos recortes los paguen quienes nunca los han pagado. La rebelión democrática es una de las cosas que hacen más agradable la vida. Como escuchar a Mozart, llevar la contraria, o que te quieran, aunque sea un perro.

___________________________