El bucle que atrapa a Zapatero

Los resultados del Publiscopio confirman que Zapatero y su partido han entrado en un bucle infernal. El PP saca ya 13,4 puntos de ventaja a los socialistas en tendencia electoral y el presidente del Gobierno cosecha la peor valoración entre los principales líderes políticos. ¿Acaso se produce un trasvase de apoyos del PSOE al PP o un claro incremento de la confianza en Rajoy respecto a Zapatero? No parece que sea así. La práctica totalidad de los votos que pierde el PSOE en el último año (8,6 puntos) procede de su propio electorado de izquierdas, mientras el PP se mantiene estable.

La mayoría de esos votos perdidos por los socialistas engorda la abstención o aumenta el número de indecisos. El bucle consiste en que esa enorme brecha puede seguir creciendo cuanto más se empeñe Zapatero en el giro que ha aplicado a la política económica. Su propia clientela electoral (un 70%) desconfía de un Zapatero dispuesto (“cueste lo que cueste”) a aplicar ajustes y reformas dictadas por los mercados y más propias de un gobierno conservador que de un proyecto progresista. Sostiene Zapatero que afronta ese giro por “responsabilidad”, para evitar la quiebra del Estado del bienestar. De creer la argumentación del presidente, también estaría condenado al fracaso si decidiera dar marcha atrás en ese giro, porque condenaría a la ruina a la economía española. ¿Tiene salida entonces ese círculo infernal? Todo es posible en política, salvo vender al amigo las recetas del adversario.