Posos de anarquía

El Ministerio de Ataque

Este blog no suele abordar temas de política nacional, pues se centra en Relaciones Internacionales. Sin embargo, el nombramiento de Pedro Morenés al frente del ministerio de Defensa obliga a realizar una excepción por las repercursiones que puede tener más allá de nuestras fronteras. Desde hoy, tras la publicación de su nombramiento en el BOE, el ministero de Defensa pasa a ser de Ataque.

Nadie como el maestro Gervasio Sánchez puede ilustrar con más tino el gusto por el negocio de las armas por parte del anterior Ejecutivo; sin embargo, la Administración Rajoy está llamada a superarlo con creces. Al menos así se desprende del hecho de que Morenes, un señor de la guerra, lidere esta cartera. Este vasco de pro tiene en su conciencia haber sido representante de un fabricante de bombas de racimo, nada más y nada menos. Hasta ahora, por citar otro ejemplo, era el máximo responsable de la filial española de la compañía de misiles MDBA... que no les costará mucho averiguar a qué se dedican... de hecho, este consorcio franco-alemán ha comprado apenas hace una semana una empresa estadounidense, Viper Strike, que cuenta entre sus productos una bomba guiada por láser que ha bautizado como 'Muerte desde el cielo'.

Morenés es un viejo conocido de Rajoy -fue su secretario de Estado de Seguridad cuando Rajoy era ministro del Interior-, pero también del ministerio de Defensa -que se lo digan, si no, al secretario de Estado Constantino Méndez, con el que lleva ya un tiempo en conversaciones-. Hay más: desde hace unas semanas, el nuevo ministro de Defensa también dirige Seguribérica, la empresa que presta seguridad a los atuneros españoles del Índico.

Y así las cosas, uno se pregunta si es ético que un auténtico señor de la guerra lidere una cartera como Defensa. Si el responsable indirecto -hay que hablar claro- de miles de muertes merece un cargo de este tipo. Y yo creo que no. Y los españoles tampoco nos lo merecemos. Ni siquiera sus dotes de gestor en un ministerio donde habrá que meter mucha tijera, lo justifica. Pero Rajoy no ha comenzado con buen pie su legislatura y, en el fondo, lo sabe. De otro modo, ¿por qué ayer rechazó cualquier pregunta durante la rueda de anuncio de los ministerios? Sencillo: demasiados 'peros' en demasiados ministerios. Y Rajoy, ya se sabe, nunca improvisa y siempre pierde los papeles cuando no tiene papeles.

Y lo de Morenés, no hay papel que lo justifique.