Posos de anarquía

Cupido y su finiquito prorrateado

Si usted es uno de esos ingenuos que todavía, un día como hoy, espera descubrir a Cupido en algún ricón escondido armado con su arco y sus flechas del amor, no siga buscando: nuestro amoroso amigo se ha retirado del negocio. El regordete arquero optó por autodespedirse con una indemnización de órdago, de esas que te calzan un finiquito prorrateado durante dos años que incluye hasta el pago de la Seguridad Social.

¿Significa esto que debe usted renunciar al amor? No, por favor, ¿cómo se atreve a plantear tamaña desfachatez? Cupido S.L. sigue en marcha, con un ejército de arqueros alados, con sueldos de 400 euros/mes y pagos en negro. El negocio no ha puesto el cartel de cierre, ni mucho menos, y si el año pasado incrementó la facturación de flechazos un 15%, para el presente ejercicio Cupido prevé crecimientos de dos dígitos. Con todo, desde la dirección se ha optado por flexibilizar el negocio y ha puesto en marcha un ERE porque los beneficios no darán este año para seguir alimentando las cuentas que Cupido mantiene abiertas en Suiza. Una situación que podría cambiar con la apertura de Eurovegas y el proyecto asociado del Resort del Amor, para cuya decoración y suministro de confeti ya se cuenta con la colaboración de Interglobo.

Desde el sindicato de arqueros del amor se viene denunciando la precaria situación de los trabajadores, cuyos recursos son tan limitados que han de reutilizar sus flechas. Por este motivo, hoy día de los enamorados, se ha convocado una huelga de flechas caídas cuyo seguimiento según el sindicato es del 90% y para la patronal de apenas un 10%. Cupido ha lamentado que "en momentos como éstos, en los que más necesario es el amor, la convocatoria de una huelga es una irresponsabilidad que daña la Marca España". El regordete alado ha acusado a los huelguistas de politizar el conflicto y ha señalado directamente a San Valentín como autor intelectual de toda la trama.

Para esta tarde hay convocada una manifestación en la Puerta del Sol, que ya ha sido blindada por 1.500 agentes de la Policía Nacional. La Delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha dado la voz de alarma, tachando de "anti-sistemas radicales" a los cupidos alados y acusándoles de "mantener una actitud intimidatoria con sus arcos y sus flechas". Palabras refrendadas por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que ha asegurado que "no me temblará la  mano a la hora de acabar con estos grupúsculos violentos, a los que la Fiscalía ya estudia imputar el delito de pertenencia a grupo armado".

Y mientras Cupido se ha dado un tiempo para la reflexión, un tiempo ilimitado porque, ya saben, que las reflexiones son reflexiones, pueden ser largas, cortas, sobre la vida misma...