Opinion · Posos de anarquía

Receta de Montoro para que un autónomo no tribute

La desfachatez de quienes nos gobiernan no tiene límites. Sin embargo, podría volverse en su contra si no fuera porque el pueblo al que le han robado la soberanía tiene más dignidad y es más honesto que ellos. Escuchar ayer a la Agencia Tributaria afirmar que el Partido Popular (PP) no tiene que tributar por las donaciones de dinero negro, exculpando a los de Génova del delito, es verdaderamente insultante desde la óptica de la ciudadanía. De la ciudadanía y del juez que instruye la causa –el juez Ruz- que durante todo el proceso ha padecido la obstrucción al a Justicia por parte del PP y del propio Gobierno.

Hace unos días, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, llegaba a decir que jamás ha habido un partido como el PP que haya colaborado tanto con la Justicia. Se le olvida al popular que su partido instó al juez Ruz a que cambiara en su auto las palabras “incautar información en la sede del PP” por un parrafito en el que pareciera que el partido de Rajoy hubiera entregado voluntariamente toda la información… ya ven, el mismo partido que borró los registros de entrada en la sede, los discos duros de Bárcenas…  El juez se negó.

Ahora, desde el ministerio que dirige Cristóbal Montoro se exculpa de tributar al PP el dinero negro, no sin antes habe ralentizado la causa todo lo posible. El argumento esgrimido es que las organizaciones sin ánimo de lucro no tienen porqué tributar donaciones… como si el PP fuera una organización sin ánimo de lucro a la luz de todos sus afiliados millonarios vía Gürtel, Púnica, Nóos…

Así las cosas, queridos autónomos, la Agencia Tributaria nos abre una puerta que ventila la habitación: constitúyanse como partido político. Realmente es sencillo y está al alcance de cualquier español que esté en pleno ejercicio de sus derechos y no haya sido condenado previamente por asociación ilícita. Tal y como explica la Ley Orgánica de 2002, básicamente necesita un nombre y un logotipo; unos estatutos que, o bien puede cortar y pegar unos genéricos o seguir las guías del ministerio del Interior; y firmar esos estatutos ante notario con un mínimo de tres personas. Una vez presentada toda la documentación en el Registro de Partidos Políticos, nada debería impedir que tenga su partido político.

¿Y para qué quiero yo ser un partido político? Bueno, el ministerio de Hacienda, en su intento por salvar al PP, nos va a salvar a todos. Si se convierten en asociación sin ánimo de lucro podrán aceptar donaciones sin tener que tributar por ellas; dicho de otro modo, si usted es fontanero, por arreglarme el fregadero le haré una donación, que no tendrá que declarar a Hacienda, por la que no tendrá que pagar IVA y, además, por la que yo mismo podré desgravarme. Todos contentos.

Es la Doctrina Montoro, que nos habilita a hacer propia su ingeniería fiscal que, en relidad, no es más que un fraude como la copa de un pino, aunque ellos ni quieran ni vayan a verlo así. Y podríamos hacerlo, claro que podríamos, pero el sentido cívico y ético de los ciudadanos está muy por encima de nuestros Gobernantes. Ellos lo saben y por eso hoy más que nunca se agrupan para cazar -elecciones-, inevitablemente recordando el comportamiento de las hienas, que sin ser gregarias, si acuden en manada a por la carroña.