Posos de anarquía

La pornografía de Álvarez del Manzano

Escuchar a José Mª Álvarez del Manzano decir que ganar 5.000 euros netos al mes (120.000 euros/año) le parece un sueldo razonable, sencillamente, es pornográfico. Sobre todo considerando que su cargo de presidente de Ifema únicamente era de representación, sin tareas ejecutivas... sobre todo considerando que una de las dos secretarias que tenía a su disposición, era pagaba por el grupo municipal del PP de Ana Botella, fichándola como cargo de confianza aunque trabajar para el ex alcalde.

La obscenidad de Álvarez del Manzano no tiene límites. "Hay que conocer muy bien Ifema para comprender su funcionamiento", ha asegurado. Y es cierto, porque de otro modo cómo entender que tanto él como los otros ex PP con puestos directivos, como Luis Eduardo Cortés o Fermín Lucas, tuvieran dos secretarias por barba, además de chófer los dos últimos e, incluso, escolta en el caso de Lucas. Un séquito que nos costaba 1 millón de euros aproximadamente.

Y digo "nos" porque Ifema es en un 62% pública (31% del Ayuntamiento y otro 31% de la Comunidad de Madrid). Así que claro que hay que conocer muy bien Ifema para comprender su funcionamiento, aunque eso no siempre sea fácil porque tanto Ayuntamiento como Comunidad cuando estaban en manos del PP han rechazado publicar sus cuentas, incluso, cuando éstas han sido solicitadas por la oposición.

Hay que conocer muy bien Ifema, sí, porque si no, ¿cómo entender los tratos de favor con ciertos expositores? ¿Cómo explicar las diferencias de precios de más de un 30% entre clientes para la contratación de un mismo espacio expositor? ¿Cómo encajar que los descuentos no aparezcan en sus tarifas? ¿Cómo comprender que en una edición de ARCO, Ifema se gastara un millón de euros en traer a más de 500 coleccionistas VIP (mucho galerista multimillonario)? ¿Cómo comprender que para su funcionamiento sean necesarias hasta 7 direcciones y más de una treintena de directivos?

Álvarez del Manzano se hizo presidente de Ifema el mismo año que subió a la alcaldía de Madrid (1991) y, desde entonces, no se ha apeado, hasta ahora, que le han forzado a ello. 77 años tiene... jubílese ya y deje de desangrar a los madrileños, a los que ya 'regaló' 12 años de alcaldía... Así tendrá más tiempo para acudir a las fastuosas fiestas organizadas por sus íntimos, como aquella famosa farra de Buenos Aires organizada por Botella con motivo del relaxing cup of café con leche, en la que se llevaron al mejor cortador de jamón del mundo... y de paso, llévese consigo al cementerio de elefantes populares en que se ha convertido Ifema, en el que incluso se inventan cargos inexistentes como el que hubo que crear para Manuel Cobo, que decían las malas lenguas que ni pisaba el recinto ferial...

Depuren de una vez por todas -aparentemente, hasta Cristina Cifuentes parece que está por la labor- aquella institución, escenario de cambalaches bajo mesa como el más de un millón de euros que dejó a deber en pagarés Arturo Fernández, que no pagaba el canon de las cafeterías mientras pagaba con dinero negro a sus empleados... y unos meses después, a través de la Cámara de Comercio, quiso privatizar el Ifema comprando a cada una de las Administraciones un 10% de su participación para que la Cámara se hiciera con un 51%. Vaya tropa... imaginen... dado que la Fundación Especial Caja Madrid también está presente con un 7%, en la época de Rodrigo Rato, éste también se dió alguna vueltita por las reuniones directivas... apuesto a que con tarjeta black de por medio y más pornografía.