Opinion · Posos de anarquía

El post por el que Cifuentes me multaría

Todo es susceptible de empeorar. Eso es así y, de vez en cuando, personas como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Crisitina Cifuentes, se encargan de recordárnoslo con alguna de sus tropelías. Cuando creíamos que la Ley Mordaza gestada por el exministro ultracatólico Jorge Fernández Díaz era desleznable, llega Cifuentes y riza el rizo.

La presidenta de Madrid les ha hecho a muchos ‘un Gallardón’. El que fuera su homólogo en el pasado fue considerado durante mucho tiempo un submarino en las filas de PP, un tipo mucho más progresista que sus compañeros. Recuerdo ironías de la época en las que se decía que Gallardón era al PP lo que José Bono al PSOE (ahora vemos que Bono estaba en perfecta sintonía ‘socialista’).

Pues esto es lo que ha hecho durante mucho tiempo Cifuentes: convencer a buena parte de la opinión pública de que ella tiene tatuajes, es motera y una tipa enrollada… nada que ver con, por ejemplo, Fernández Díaz, que destila ese tufo rancio de una época en blanco y negro.

A otros no nos engañó nunca. A los que seguimos sus pasos desde que era delegada de Gobierno en Madrid durante la eclosión del movimiento 15-M vimos su verdadera naturaleza, esa represiva, con ansias de aplastar a quienes molesten. ¿Acaso no recuerdan cómo la Policía Nacional solicitaba documentación e intimidaba a grupos de jóvenes que tan sólo charlaban en el parque del Retiro? Sin mencionar la ausencia de condena pública de los clarísimos excesos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que se hartó de  dar calor negro (como los antidisturbios llaman a aporrear).

Ese carácter represor de Cifuentes llega ahora en forma de una nueva Ley Mordaza. Una ley que todavía es peor que la promovida por Fernández Díaz. Su todavía proyecto de ley pretende vulnerar nuestro derecho a la libertad de expresión, tratando de sobrepasar, incluso, el poder judicial y actuar, incluso, en lo que el nuevo Código Penal, reformado por el propio PP, ni siquiera contempla.

El proyecto de ley de Cifuentes promueve una sociedad chivata, un observatorio a lo Gran Hermano y unos criterios de qué incita o no al odio que no quedan nada claros al estar redactados al margen de la ley. Y su criterio, obviamente, no es el mío, porque mientras que para ella este post, en el que se denuncian sus políticas más propias de tiempos pretéritos, puede incitar a la violencia, lo que, no me incita, sino que me genera violencia es la hipocresía, cinismo y desfachatez de alguien como ella.

Cifuentes es de esa clase de políticos que no creen lo que dicen, que cuando homenajean a la Constitución tan solo fingen, porque si por ellos fuera, borraban unos cuantos artículos. Ese tipo de dirigentes se encuentran en todas las esferas, a todos los niveles.

A mí mismo, que edito una web de política local en Rincón de la Victoria (Málaga), supuestamente (porque no ha llegado nada) me han interpuesto una querella criminal por informar. A un ex político del PP, partido del que fue expulsado, y hoy concejal por el extinto Partido Andalucista, parece no gustarle que se muestre a la opinión pública cómo envió a los medios de comunicación unos documentos de trabajo internos del Ayuntamiento, obtenidos antes de que le expulsaran del equipo dde Gobierno, borrando antes un parráfo y omitiendo una página entera.

Eso, hablando en plata, es manipular, y cuando lo hace alguien del que ya me he encargado de demostrar que miente, pues no sugiere ninguna buena intención. Pero este político es como Cifuentes, que parece creer más en la intimidación que en la libertad de prensa y el derecho a la información. No les servirá de nada porque, cuanto más nos intenten amordazar, más destaparemos sus trapos sucios, sus miserias y vilezas.