Posos de anarquía

¿De verdad no pagaremos la crisis los y las de siempre?

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (ARCHIVO | EFE)

El Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos ha repetido hasta la saciedad que esta crisis no la pagaremos los y las de siempre, esto es, la clase trabajadora que termina afrontando proporcionalmente muchos más impuestos que las grandes empresas. La lluvia de millones en ayudas sectoriales, ERTEs  y medidas sociales no sólo tendrán que paliarse con endeudamiento, también con un incremento de los ingresos, lo que irremediablemente pasar por subir impuestos, como recordó ayer el Banco de España.

Las recetas del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, se empeñan en llevar la contraria al discurso del Gobierno. Habla de aumentar el IVA o subir el gravamen a productos como los hidrocarburos, mandando la progresividad al carajo: la medida afectará por igual al millonario que llena el depósito de su yate que a la persona que echa gasolina a su furgoneta para recoger chatarra.

A estas medidas de Hernández de Cos se suman la subida de impuestos, días después de que desde el Gobierno hayan descartado por ahora poner en marcha la subida fiscal a las grandes fortunas. Dicho de otro modo, en el horizonte se vislumbra un aumento de los impuestos para todo el mundo, aunque desde la CEOE ya han avanzado que su ridículo impuesto de sociedades ni tocarlo.

Por si esto no fuera poco, el Banco de España también apuesta por la 'mochila austriaca', esto es, decir adiós a la indemnización por despido. En su lugar, la empresa retira un porcentaje del salario bruto de la persona trabajadora para cuando la despida o se marche lo recupere... hablando en plata, es el trabajador o la trabajadora quiene se paga su propia indemnización. Tremendo.

Con ese panorama uno no puedo pensar que nos libremos de ser las mismas personas las que paguemos la factura de la crisis... pero si, además, conocemos cómo los gobiernos, ya sea del PP o del PSOE, se tiende a pasar la mano por el lomo a la banca, ¿qué podemos pensar? Infolibre revela estos días cómo el ministerio de Trabajo ha tardado siete años en reclamar a Caixabank el pago de 18,6 millones de euros de la 'Enmienda Telefónica' por el despido de mayores de 50 años; y no es el único, lo mismo sucedió con 6,3 millones de euros durante cuatro años al Santander... y hay más casos... por no hablar de los 60.000 millones de euros de su rescate que la banca aún nos debe.

Dicen desde el Gobierno que la demora se debe a la complejidad de los procedimientos que, al parecer, deben de ser mucho más complicados que la lluvia de inspecciones paralelas a autónomos y autónomas que a duras penas alcanzan el mínimo de ingresos para hacer la Declaración de la Renta y a quienes escrutan desde Hacienda cuidándose de hacerlo en el límite de cinco años para, en caso de irregularidad, penalizar con el máximo de intereses de demora... unos intereses que tienen un tipo muy superior al que se somete la Agencia Tributaria cuando es ella la que paga con retraso.

Ni saldremos mejores de esta crisis ni dejaremos de pagar las mismas personas. Ojalá me equivoque pero, para eso, al menos tendrían que comenzar a dejarse ver indicadores que evidencien lo contrario.