Posos de anarquía

Andalucía conjuga rebrotes y turismo sin Sanidad

Centro de Salud en La Cala del Moral (Málaga)

Cuando más azotaba el coronavirus en España y con Andalucía en la parte baja de la tabla de afectados, el consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo (PP), deslizaba el manido "algo estaremos haciendo bien cuando...". Ahora, con esta Comunidad en los puestos de cabeza de las regiones con rebrotes, con 10 focos activos y 212 personas afectadas, Bendodo no adopta su pose soberbia y altanera... Normal: la Junta cierra centros de atención primaria y no cubre los refuerzos de personal hospitalario.

Andalucía quiere ser una de las regiones que lidere la atracción de turismo nacional, a falta de un internacional que llega con cuentagotas y al que se teme más que a un nublado. En su contra, el repunte de rebrotes, todos ellos controlados, según dicen desde la consejería de Salud, pero con alguno de ellos como el de Málaga especialmente preocupante para el ministerio de Sanidad.

Turismo y rebrotes tienen complicada conjugación. Para hacer menos estridente su combinación tenemos la Sanidad y, más concretamente, la Sanidad pública.  Más aún cuando desde el ministerio de Sanidad se solicitó que fueran los centros de Atención Primaria los que lideraran el control de nuevos casos positivos. ¿Qué está haciendo el Servicio Andaluz de Salud (SAS)? Seguir cerrando estos centros como hace cada verano. No se trata de un verano normal, ni mucho menos, pero a pesar de ello el gobierno autonómico del PP y Cs ha optado por recortar en la atención sanitaria por las tardes.

Encontrar un centro de salud abierto a partir de las 15:00 horas en Andalucía no es tarea fácil: en provincias como Córdoba, el sindicato de enfermería Satse denuncia que desde ayer y hasta mediados de septiembre cerrarán el 90,9% de los centros de salud de la capital cordobesa y de sus barriadas (distrito Córdoba) y el 100% de los centros de salud y consultorios de las áreas sanitaria norte y sur y del distrito Guadalquivir. Si miramos a Sevilla, sólo ocho centros abrirán todo el día y en Málaga, una de las provincias que más preocupan y, además, que más turismo atrae, desde el 29 de junio al 13 de septiembre, solo cinco centros de salud de Málaga capital abrirán por las tardes. El resto... cerrado.

Con menos potencial para abordar los nuevos contagios, ¿en qué estado se encuentra el área hospitalaria? Pues dejando desiertas buena parte de las ofertas para reforzar las plantillas en los hospitales. Es el caso de Granada, por ejemplo, donde los sindicatos aseguran que se ha agotado la bolsa única de empleo para enfermería y medicina familiar. Mientras Bendodo sacaba pecho hace unos meses por el número bajo de contagios en la región, la falta de previsión se cocía a fuego lento... y ahora hierve rebosando, escaldándolo.

Agotadas la bolsa, el SAS se va a ver obligado a realizar contrataciones de urgencia de aspirantes a la próxima bolsa de empleo que aún no se ha confeccionado. Los sindicatos denuncian que esas contrataciones se realizarán sin criterio sobre el curriculum ni baremación, como es lo preceptivo y lo que ha tenido que pasar el personal ya contratado. La falta de personal sanitario no sólo pone en riesgo a la población general, sino que sobrecarga a los profesionales de Sanidad.

Aplausos, pagas extras... hasta raciones de espetos gratis ha fomentado o aplaudido la Junta de Andalucía para el personal sanitario... cuando lo que en realidad precisan más son medios materiales y humanos. Dicho de otro modo, una apuesta clara, firme y decidida por la Sanidad pública, algo que a todas luces no está haciendo el tándem PP-Cs mientras el COVID-19 continúa al acecho y atacando.