Posos de anarquía

Moreno Bonilla y su tabaco relleno de corcho

Moreno Bonilla en una fotografía de archivo. Rafa Alcaide - EFE

El diario la Opinión de Málaga revela esta mañana cómo el timo del tabaco de contrabando relleno de corcho blanco ha vuelto a las calles malagueñas. Según relata el periódico, los timadores vendieron dos cartones de tabaco por 50 euros; al descubrir el timo, la vergüenza por haber sido tan zote disuade de denunciar al estafado y se complica combatir estos delitos. Algo parecido sucede en campaña electoral, donde algunos candidatos y candidatas venden corcho blanco forrado de promesas y, para cuando el electorado quiere darse cuenta del timo, ya es demasiado tarde.

Juan Manuel Moreno Bonilla (PP) vendía estos días de atrás su plan estrella para mejorar la Sanidad Pública: televisión y Wi-Fi gratis en las habitaciones de hospital. Mejor habría sido callarse. En un momento en el que la media solo para una cita con el médico de Atención Primaria es de una semana y media -una semana si es telefónica y ni siquiera te ve el doctor-, tener Wi-Fi gratis ya le avanzo al presidente en funciones que es secundario.

Las listas de espera se han disparado. Según las cifras oficiales, si en 2012 eran 56.000 las personas en listas de espera hospitalarias, al cierre de 2021 el número ha escalado hasta las 123.000. En el caso de las mujeres, su paso por una operación ginecológica se retrasa en casi 160 días. En términos generales, Andalucía tiene el peor dato de España de tiempo de espera con un médico especialista, con un 10,6% de los andaluces esperando a ser recibidos. Los seguros de Sanidad privada ha crecido de manera muy significativa en Andalucía y eso continúa sin aliviar los tiempos de acceso a la pública.

Con estos datos y considerando que desde la Consejería de Salud quieren primar la telemedicina abriendo aún más la brecha con los colectivos de población que no tienen acceso a la tecnología, hablar de televisión y Wi-Fi gratis es, incluso, obsceno. Sin embargo, es campaña electoral y todo vale, no hay límites a la desfachatez. Quizás por eso y pese al estado de la Sanidad Pública andaluza, Moreno Bonilla ha vendido promesas de gestión del agua para la próxima legislatura, asegurando que harán con el agua lo mismo que han hecho con la Sanidad. Échense a temblar.

Mala aval para "la revolución del agua", como la ha bautizado el PP, es que a pocos meses de la convocatoria de elecciones aprobara su plan -en connivencia con el PSOE- para legalizar los regadíos ilegales de Doñana que están acabando con el Parque Natural. Pero ahí está Moreno Bonilla, vendiéndonos cartones de tabaco con relleno de corcho. La diferencia es que 50 euros se pueden reponer en un corto espacio de tiempo, desde luego antes que el voto, que no volverá a aparecer hasta dentro de cuatro años.

Piénsenlo bien cuando acudan a las urnas el próximo 19 de junio en Andalucía, aprovechen debates, como el primero que TVE emite este lunes y no se dejen llevar por promesas fáciles de corcho forrado. Quizás así eviten votar con la derecha mientras se tapan la nariz con la mano izquierda, como pide Moreno Bonilla al electorado progresista.