Dominio público

¿Qué tendrá que ver el 15-M con la crisis del PSOE?

Jorge Moruno

Sociólogo

Jorge Moruno
Sociólogo

Han pasado ya 5 años desde que en mayo de 2011 las plazas de media España se abarrotaran de gente que decía basta de ser ninguneados y basta de que políticos y banqueros se rían en la cara de la gente. Han pasado 5 años desde el mayor proceso de politización vivido en nuestro país en las últimas décadas, y todavía en su último aniversario, se preguntaban en algún programa de televisión si el 15M "se ha politizado", entendiendo que politizado quiere decir vinculado a Podemos. El problema es de enfoque, un enfoque que conduce a la inopia cuando se reduce toda la política a los partidos o el parlamento. El 15-M es la política por antonomasia, si por política entendemos la irrupción de sectores e imaginarios que quedaban por fuera de los márgenes del sistema político, reclamando igualdad y visibilidad de realidades formalmente inexistentes, pero realmente centrales. La política es el encuentro de la gente generado por un desacuerdo previo con el régimen político.

La crisis del PSOE no se ha abierto ahora, viene de lejos aunque se haya intensificado en los últimos días. En julio de 2011 PP y PSOE mantenían un 55% de intención directa de voto, en octubre de 2012 ese porcentaje se rebajaba al 33%. Del PSOE se decía entonces que daba tumbos sin encontrar ni política ni líder y estaba fracturado, ¿os suena la música? En lugar de hacer frente a los cambios sociales y culturales que estaban germinando en la sociedad española, la escena representativa y mediática hablaba por aquel entonces de "desafección política". Hoy comprobamos que 2016 no es más que otro movimiento de la misma sinfonía, uno importante eso sí.

Digo esto porque creo que para entender la genealogía de lo que está sucediendo en el PSOE debemos atender –por lo menos- a toda la secuencia política sucedida desde mayo de 2011 hasta nuestros días, de lo contrario corremos el riesgo de reducir su envergadura política a un mero juego de tronos. Nada que ver. Si no se analiza en profundidad la crisis de régimen abierta se puede caer en el equívoco de inventar a una izquierda del PSOE en disputa frente a la derecha del PSOE. No es Corbyn. Pedro Sánchez se ha rebelado no porque buscase modificar las relaciones de fuerza entre los de abajo y lo de arriba, lo ha hecho por una motivación estrictamente de supervivencia personal. Susana Díaz, Ximo Puig y Tomás Gómez pactaron con Zapatero aupar a Pedro Sánchez. Esta situación me recuerda a la película de Costa- Gavras, El capital, donde el protagonista es un tipo al que hacen banquero para controlarle pero que finalmente se autonomiza por pura supervivencia. Las contradicciones y razones que han producido esta situación en el PSOE se ubican fuera de los choques dentro del partido y de los movimientos tácticos de las distintas facciones del aparato.

El 15-M ha sido para el PSOE como la gangrena; año tras año le corroe hasta el punto que puede darse incluso una escisión, una amputación de lo podrido. El cambio subjetivo desplegado en la sociedad española ha ido socavando con el paso de los años el sustrato emocional y cultural que sostiene al PSOE. Esto no tiene que ver a una disputa entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, o sí, pero eso son los árboles, el bosque es algo mucho más complicado de resolver. La crisis de régimen es ante todo la crisis de las izquierdas del régimen, y si hay un partido pilar y una obra propia de la transición, ese es el PSOE.

El PSOE, siempre se ha dicho que es el partido que más se parece a España, de ahí que el régimen del 78 se sostenga en tanto y cuanto se mantiene esa posición e imagen del PSOE. Todo esto ya está dejando de ser así. Un PSOE sin proyecto de país que ya no convence como alternativa de modelo socioeconómico sustancialmente distinto al PP, y un PSOE que ya no es el vertebrador de la España de las autonomías. ¿Cómo ser el garante del régimen del 78 al mismo tiempo que se distancia del PP pero sin cuestionar el pacto de la austeridad (estabilidad) y sin ofrecer otro modelo territorial acorde a una realidad plurinacional?

La crisis del PSOE es, por lo tanto, la crisis irreversible del sistema político español tal y como lo conocemos. Hoy la mera existencia de Podemos, la posibilidad de pactar o de gobernar bajo la mirada de Podemos, ha hecho estallar las contradicciones que arrastra el PSOE desde hace años. Sabemos con Gramsci, que una coyuntura nunca es algo enteramente coyuntural y que siempre está atravesada por tendencias de largo alcance. El tiempo que se abre no responderá a estímulos mecánicos o a frases hechas, sino que exige tacto, valentía, inteligencia, laicismo e imaginación, por parte de quienes buscan construir una mayoría nueva. No es una segunda transición lo que estamos viviendo, sino una primera ruptura y va para largo.