Opinion · Dominio público

Carta abierta de un soldado a Santiago Abascal

Jenner López Escudero

Presidente de #45SinDespidos

En primer lugar, permíteme que te tutee. Después de compartir nuestro tiempo en distintos eventos y conocernos en persona no creo que te moleste.

Te escribo para mostrarte mi desilusión por los fichajes realizados por tu Partido Político (VOX) de Generales por distintos motivos que ahora mismo te enunciaré.

Los que ponéis el grito en el cielo por los «chiringuitos» y habláis continuamente de cerrarlos a cal y canto, engordáis ahora vuestras listas con generales que utilizaban su posición para fletar aviones militares Hércules llenos de camareros para uso y disfrute, ni que decir tiene que fue fuera del ejercicio del mando, y por lo que jamás fue sancionado a pesar de haber cometido una falta gravísima: nada menos que el uso de medios del Estado de manera totalmente arbitraria.

Los que, en teoría, sois los defensores de la Constitución Española metéis en vuestras filas a valientes generales, algunos firmantes de un manifiesto franquista totalmente contrario a nuestra Carta Magna.

Te preguntarás por qué lo de valientes generales así, en cursiva. Te explico: que no tuvieron el valor de hacer hacer esas declaraciones, totalmente contrarias a los valores militares estando en activo. Por contraste, algunos pertenecientes a la escala de tropa y marinería, sin estar jubilados, firmamos un contramanifiesto declarando nuestra más sincera repulsa a algo que no nos representaba. Así mostramos nuestro compromiso una vez más con el cumplimiento de la Constitución Española y unos más que demostrados  valores militares en defensa de la democracia, motivo por el cual nosotros si hemos sido sancionados, cosa que da que pensar respecto a la neutralidad política por parte del Cuerpo Jurídico Militar.

Han sido tus valientes generales, junto a los Gobiernos de turno, los que han inundado nuestras unidades de empresas privadas, que para tener más margen de beneficio dan de comer fideua con gusanos a los Soldados, que acuden sin material antincendios a las reparaciones de soldadura de nuestros buques incendiándolos a su paso. Y oye,  a ninguna de esas empresas privadas se les impone límite de edad alguno.

El artículo 8 de la Constitución Española dice:

Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Como te veo muy preocupado por el temor de «invasiones» y la debilidad de nuestras fronteras, una vez más me reafirmo en que son tus valientes generales los que ponen en riesgo nuestra seguridad nacional al permitir que empresas privadas, sin límite de edad alguno impuesto a sus empleados para ejercer sus funciones, sean quienes cubran los puestos fronterizos que soldados como yo en el año 1998 desempeñábamos con suma profesionalidad y orgullo.

El artículo 14 de la Constitución Española dice:

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

El artículo 2 de la Declaración Universal de Derechos Humanos dice:

Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna, tal como raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Si, esos a los que llamas «héroes de guerra» son culpables de no cumplir la Constitución Española, de no cumplir la Declaración Universal de Derechos Humanos, de no cumplir la ley 08/2006 de Tropa y Marinería. Yesde que decidiste contar con ellos y olvidarte de los soldados tú y tu partido también. De regeneración política, nada de nada.

Te agradecería que dejaras de nombrar con tanto desprecio al Islam y de cantar el Novio de la Muerte en vuestros mítines. Es que resulta algo incongruente ya que nuestros gloriosos Tercios de la Legión, nuestro gloriosos Regulares y cientos de unidades repartidas por toda nuestra geografía nacional cuentan en sus filas con numerosos hermanos de armas que, haciendo uso de su derecho legítimo a la hora de elegir religión, son musulmanes. Todos estamos orgullosos de tenerlos a nuestro lado portando en su brazo izquierdo nuestra enseña nacional.

Muestro mi más sincera decepción hacia un partido que se hace llamar demócrata, constitucionalista y defensor de sus Fuerzas Armadas, al tratar como ciudadanos de segunda a los miles de soldados que hace un año decíais defender. Recuerdo  vuestras «antiguas» 100 medidas en las que queríais  «terminar con la temporalidad de la tropa y marinería», haciendo alusión a esto en publicaciones vuestro Facebook de Vox España. Decíais que la Ley de Tropa era anticonstitucional y discriminatoria. Mostrábais vuestro apoyo total en la página de Vox Madrid. Y sin embargo vuestros, generales, esos que incluyes en tus listas electorales, han demostrado su poca o nula capacidad de gestión para hacerlos cumplir de una manera eficiente y ventajosa para el país.

Tienes la gallardía de proponer el retorno de la “mili obligatoria”, y esa camiseta que luces del Ejército a miles de soldados enviados al paro nos cuesta honrarla a diario sin tener que pedírsela a nadie o comprarla en el Ranger.

Me imagino que de todo esto has sido aconsejado,  nuevamente, por tus «fichajes de última hora»; esos que en su día, como responsables de la enseñanza militar, no supieron siquiera procurarse una titulación homologada de carácter oficial. Y ahora propones una involución en un ejército profesional para tus nuevos compañeros de partido, nueve meses de gasto baldío que eliminó quien fuera tu mentor.

La creación de una segunda actividad en las Fuerzas Armadas, como así tiene nuestra Policía Nacional y nuestra Guardia Civil, es algo totalmente viable y ahorraría miles de millones a las arcas del Estado al eliminar la externalización de lo público.

Y mientras tanto, generales como los «tuyos» siguen estando en situación de reserva a pesar de su avanzada edad y a pesar de suponer esto a las arcas del estado la friolera de 567 millones de euros al año. Mientras tanto, los soldados no pueden ni acceder a la condición de permanentes aun sacando un 8 en la nota del examen, todo ello gestionado por un Ministerio de Defensa liderado por tus «héroes de guerra» que dice no tener plazas para todos. Son un 64% de oficiales y altos mandos los que disfrutan de un sueldo íntegro sin tener oficio ni beneficio. ¿No dices que quieres cerrar chiringuitos?

Una vez me dijo un oficial que la única diferencia entre un general y un cabo 1º es que el general supera una oposición y tan solo tiene que dejar pasar el tiempo, mientras un cabo 1º llega a superar incluso cuatro, por lo que creo que mis Cabos 1º merecen más respeto del que tu formación les está mostrando.

Esos a los que llamas «héroes de guerra» no son más que oficiales ascendidos «por el método de elección» por los Gobiernos que tanto criticas, es decir, por la dedocracia, método que parece gustarte viendo como resuelves con tu particular democracia las primarias de tu formación.

Los verdaderos «héroes de guerra» son los 67 integrantes de la Escala de Tropa y Marinería caídos en misiones internacionales, la misma de la que tus generales se valieron para alcanzar sus metas personales con el discurso de disciplina, obediencia y sacrificio.

Por todo esto, como entenderás, tu formación no me merece consideración alguna. Puede que este Cabo temporal entienda poco o nada de política, pero te aseguro que de lo que si entiendo después de tres años como alumno del Instituto Politécnico del Ejército y 24 años más de servicio en las Fuerzas Armadas es de LEALTAD.

Espero que no te sienten mal mis palabras y que te hagan reflexionar un poco al menos.

Viva España, y nos vemos en las urnas que es donde no nos podéis negar audiencia.

Jenner López Escudero, cabo temporal y presidente de #45SinDespidos