Dominio público

Grandes éxitos deportivos pese a la decepción olímpica

Alejandro Blanco

Presidente del Comité Olímpico Español

Acabamos de echar el cierre a un año que, en lo deportivo, ha tenido grandes momentos para el deporte español. Y todo ello pese a la gran decepción que supuso  la no elección de Madrid para la organización de los Juegos Olímpicos de verano de 2020.

Y empezando por esto último quiero destacar el magnífico trabajo que hizo todo el equipo de la Candidatura con Su Alteza Real el Príncipe de Asturias a la cabeza, quien una vez más evidenció su firme y decidido compromiso con el olimpismo y con el deporte español.

Lamentablemente no pudimos traernos de Buenos Aires los Juegos Olímpicos para Madrid, pero me quedo con la entrega absoluta de todos cuantos participaron de una u otra manera en este sueño, especialmente de los deportistas que se volcaron en el proyecto y lloraron su pena junto al resto de la Candidatura.

Quiero destacar, igualmente, que tanto el entonces presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, como el actual,  Tomas Bach, alabaron el trabajo de dos años realizado por la Oficina de la Candidatura de Madrid en su aspecto puramente técnico y en su desarrollo económico, demostrando que no es necesario invertir cantidades desorbitadas de dinero para presentar un proyecto impecable.

El propio Bach declaró recientemente en la capital de España que la candidatura de Madrid, a pesar de ser excelente, luchaba contra la desconfianza que en el resto del mundo despertaba entonces la zona Euro. Y así quedó demostrado en la votación.

Sin embargo, el deporte español y sus deportistas han vuelto a demostrar su altísimo nivel competitivo. No voy a enumerar aquí las decenas de medallas porque me quedaría sin sitio y además cometería la injusticia de olvidarme de alguien. Pero hemos tenido éxito en la mayoría de deportes olímpicos y no olímpicos, en todas las categorías y en hombres y mujeres, aunque éstas últimas con un merecidísimo protagonismo en muchas disciplinas.

Y esa es la más clara demostración de que en el deporte no hay discriminación. Desde hace muchas décadas las mujeres en España han tenido los mismos medios que los hombres. En los Juegos Olímpicos de Londres acapararon las medallas del equipo español, exhibiendo calidad y talento. Fruto de su esfuerzo y trabajo.

Ha sido un año de muchos triunfos y el 2014 se presenta como un gran reto. España albergará competiciones del más alto nivel. Estoy seguro de que tanto en el aspecto organizativo como en el deportivo será un éxito. Lo hemos demostrado en muchas ocasiones y lo volveremos a hacer.