Opinion · Ecologismo de emergencia

Todo por el clima, porque significa mucho: #RiseForClimate o #EnPiePorElClima

Pepe Galindo

* Es editor de Blogsostenible

No se puede hablar del cambio climático sin hablar de otros problemas ambientales también muy graves. Entre esos problemas podemos citar, por ejemplo, la contaminación atmosférica, la del agua, la procedente de nuestros agricultores, o la pérdida de hábitats, que van desde la muerte de corales hasta las talas en selvas amazónicas, pasando por millones de hectáreas que se pierden por cultivar algo tan secundario como “aceite de palma“.

Los que pedimos políticas para mitigar el cambio climático pedimos también políticas para reducir todos los graves problemas ambientales que existen. Todo está relacionado. El cambio climático es un símbolo de toda la problemática ambiental; un símbolo en el que el hecho de que cambie el clima no es lo más grave.

Un reciente trabajo interactivo del New York Times te permite averiguar cuánto ha aumentado la temperatura en tu ciudad a lo largo de tu vida. Por ejemplo, en Málaga (al Sur de España), hace 50 años hubo 4 días al año en los que se llegaban a los 32ºC o más. En la actualidad ya son 32 días los que superan esa temperatura. Sabemos que serán más cada año.

Todo está relacionado. WWF ha denunciado que Japón ha cazado 50 ballenas en una zona protegida. Matar ballenas con fines comerciales está prohibido desde 1986, pero Noruega, Islandia y Japón no cumplen la normativa. Japón sigue cazando con la excusa de una investigación científica, pero sabemos que la carne de ballena acaba en los supermercados japoneses. En lo que va de 2018 Japón ha cazado 333 ballenas minke incluidas 122 hembras preñadas. Sin compasión. Es así como se acaba con la especie. Los españoles deberíamos saberlo muy bien, pues durante siglos se capturaron en el mar Cantábrico las ballenas francas, también llamadas (por algo) ballenas de los vascos (Eubaleana glacialis), dejando la especie casi extinta.

¿Qué relación hay entre las ballenas y el cambio climático?

Las ballenas son una pieza más de los cimientos que sustentan la vida. Las ballenas son un remache del hipotético avión de la biodiversidad en el que viajamos. Se estima que perdemos unas 150 especies cada día, muchas de ellas desconocidas para la ciencia. Si no somos capaces de conservar las ballenas que tanto nos gustan… ¿cómo vamos a poder conservar especies que no conocemos aunque sepamos que son también parte importante de las cadenas tróficas que facilitan la vida del ser humano? Por tanto, hay que acabar con la caza, en general, de ballenas, de lobos y prácticamente con toda la caza, porque hoy la caza tiene una difícil justificación ética.

Pongamos dos ejemplos más. En primer lugar, el problema de las migraciones masivas no se está tratando de raíz y hay una componente ambiental muy fuerte. Hay propuestas simples basadas en la gestión del agua que es necesario estudiar detenidamente. Por otra parte, no podemos entretenernos en discusiones pueriles sobre si aumentar los impuestos al diésel o a la gasolina. Necesitamos un plan claro para erradicar la fabricación de coches con motor de explosión. Pese a quien pese. Pensemos que los coches contaminan nuestras ciudades y nos matan. Necesitamos pasar a planes de movilidad plenamente sostenible, basada en transporte público, bicicleta y coches sostenibles (eléctricos, con energías renovables, compartidos…). Necesitamos construir ciudades sostenibles, en todo su sentido.

Es momento de actuar

No necesitamos más evidencias. Necesitamos una ciudadanía fuerte y unida que exija a los gobiernos leyes adecuadas y que se cumplan. Una economía ecológica es tan necesaria que tiene que ser forzosamente posible.

El antropólogo Emilio Santiago nos dice que “mientras el crecimiento económico sea un precepto sagrado, la ecología estará obligada a rebajarse a marketing verde“. Las empresas conocen bien lo que es el greenwashing, pero los gobiernos también buscan el voto verde sin hacer nada realmente efectivo. No lo consintamos.

Una transición ecológica hará perder empleos en los sectores contaminantes, pero se ganarán otros en sectores limpios. Puede que el balance sea negativo en empleos, pero si no lo hacemos el balance será negativo en vidas humanas, en sufrimiento, en destrucción… en caos. La posible pérdida de empleos se puede compensar con reducir la jornada laboral y con poner impuestos a los robots y ordenadores, los cuales también contribuyen a eliminar puestos de trabajo. Los ciudadanos tenemos que estar dispuestos a ciertos sacrificios, pero no será grave si sabemos hacerlo bien.

Pongamos un último ejemplo: no podemos conformarnos con subir un poco el porcentaje de reciclaje (más aún si tenemos en cuenta que reciclar no está entre las acciones más ecológicas). Tenemos que exigir una legislación encaminada a hacer desaparecer por completo los plásticos de un solo uso, para que no haya que reciclarlos. Eso es lo único realmente sostenible. Lo demás, pueden ser mecanismos que usen algunos para engañar a la opinión pública, como las mentiras de Ecoembes.

Aún estamos a tiempo de exigir a los gobiernos una transición ecológica, sensata, sincera y urgente; sin medias tintas y con datos científicos. Todos ganaremos, porque si no lo hacemos, será mucho lo que todos perderemos, especialmente las siguientes generaciones. Todo sea por ellas… y por el clima.

Por todo lo dicho, os animamos a manifestar abiertamente vuestra inquietud climática y para ello se han organizado manifestaciones en todo el mundo para el 8 de Septiembre, con el lema #EnPiePorElClima. En España, la cita es en Madrid. Ponte en pié por el clima y por todo lo que te importe conservar.

Te gustará, seguramente:

  1. La vida del Dr. Biología (un cuento que se hará realidad, de alguna forma, probablemente).
  2. Las Cuatro Leyes de la Naturaleza.
  3. Libro “Esto lo cambia todo” de Naomi Klein (Resumen): El capitalismo contra el clima.
  4. Humor ecologista: el Cambio Climático es gracioso.
  5. Para los que No Creen en el Cambio Climático.
  6. La complejidad de la sostenibilidad: Las huellas de emisiones y empleo del Reino Unido.
  7. Máquinas y robots nos quitan el empleo pero mejoran nuestra vida.
  8. ¿Qué fuente de energía requiere menos empleo? (Empleos por Megavatio).