El 4º Poder en Red

Los gobiernos, los parlamentos y los tribunales están siendo interpelados por un contrapoder generado en la Red y en red: también, ¿sobre todo?,  fuera de internet. En el siglo XXI la prensa convencional ya no funciona como cuarto poder. Sobrevivirá como profesión y negocio ayudando a que emerja otro contrapoder, que incorpore y promueva las “prácticas y organizaciones tecnológicas” de la ciudadanía, como señala Yohai Benkler en la cita que acompaña este blog. Sin suplantarla. Ayudándole a (re)generar las instituciones, incluidos los medios de comunicación.

La esfera pública, las formas y los centros de conocimiento, nuestras vidas sociales, privadas e íntimas están en plena mutación. En este blog dialogaremos sobre la tecnología digital y la que está lejos del teclado. No practicamos el fetichismo digital ni invocamos el primitivismo. Intentamos ser realistas. No caer en parafilias con las maquinitas y las pantallas, ni anunciar el apocalipsis en vano.

Este blog supone una llamada a participar en la esfera pública emergente: orientada al bien común, con código abierto, libre y colaborativo; es decir, radicalmente democrático. Pero también conocemos los riesgos neo-totalitarios de lo digital: más opacidad burocrática, más capitalismo cognitivo y más control social.

Sabedores, además, de nuestras limitaciones e ignorancias, abrimos este canal de intercambio y diálogo a especialistas y activistas. Pero, sobre todo y ante todo, al público general. Porque lo entendemos como un sujeto político y comunicativo de pleno derecho. Tienen ustedes la palabra. Hagan uso de ella.

Mañana lo hará Frank W. La Rue, relator de la ONU para la libertad de expresión.