Un alivio pasajero para British Airways

british_airways.jpg

A British Airways le ha salvado la campana de los tribunales. Han decidido que la huelga de las tripulaciones de cabina convocada para estas navidades es ilegal porque los sindicatos no respetaron las normas en vigor para las votaciones de convocatorias de paro. Si solventan esos problemas, la huelga puede repetirse pero no en las fechas previstas.

Cerca de un millón de pasajeros ha recuperado sus vacaciones. En estas fechas, las demás compañías aéreas no podían absorber a todos esos pasajeros que de repente se habían quedado sin vuelos. De hecho, algunas de ellas ya iban llenas porque muchas personas, alertadas por las noticias de un previsible paro, ya habían decidido comprar el billete en una línea aérea que no fuera BA.

Para una compañía que piede un millón y medio de libras cada día, éste es un alivio pasajero. Robert Peston, jefe de economía de la BBC, apunta además que su mayor problema continúa siendo el agujero del fondo de pensiones, que no para de crecer. El déficit es de 3.700 millones de libras, y subiendo (ya es superior al valor total de la compañía). Es el único obstáculo que puede poner en peligro la anunciada fusión con Iberia. La empresa española incluyó en el acuerdo la cláusula que le permite abandonar la fusión si el agujero está por encima de las previsiones anunciadas en su momento.

En su momento, la prensa británica no dejó de comentar que la calidad del servicio de BA es mayor que la de Iberia, lo que planteaba algunas dudas sobre los beneficios de la fusión. Bien, es cierto, pero al final puede ocurrir que BA sea el pariente pobre del matrimonio. Y si Iberia deja plantada a la novia en el altar, ¿quedará algún pretendiente dispuesto a tomar el relevo? Improbable.

Iñigo Sáenz de Ugarte