Opinion · El tablero global

¿Cuál será ahora la explicación de Israel?

Como escribe Richard Silverstein en The Guardian, “¡La brigada hasbara golpea de nuevo!” Ese término hebreo significa explicación, pero hace ya muchos años que el Gobierno israelí lo emplea para lo que no es más que una campaña de propaganda y de presión hacia los medios de comunicación que en ocasiones roza las amenazas y el insulto.
Silverstein explica cómo a amigos suyos también judíos las autoridades israelíes les han instado a formar parte de “una red de voluntarios de la información”, encargados de bombardear prensa, TV e Internet con mensajes indignados por la supuesta tergiversación de lo que ocurre en Gaza. El encargo incluye instrucciones precisas y, por supuesto, empieza por calificar de antisemita a todo el que denuncie o meramente critique las masacres de civiles cometidas por el Ejército de Israel. A los judíos que lo hacen, se les acusa de traición.
También el analista político de Haaretz y escritor Akiva Eldar, judío e israelí, habla de esa campaña “hasta la náusea” de hasbara que obvia la raíz del conflicto –el castigo colectivo inhumano al que Israel somete a 1,5 millones de personas en la cárcel sin techo más grande del mundo– y arguye que cualquier Estado civilizado haría lo mismo.
Más le está costando a Tel Aviv convencernos de que son antisemitas –o, mejor dicho, traidores– los prestigiosos juristas, académicos e intelectuales, judíos e israelíes, líderes de las nueve reputadas ONG pro derechos humanos (incluidas Bimkom, Gisha, B’tselem, Hamoked y Yesh Din) que han pedido que se procese a los dirigentes de Israel por crímenes de guerra.
También es judío e israelí Guideon Levy, corresponsal que denunció ayer cómo “soldados bombardean casas y civiles desde sus vehículos blindados” en la lucha de “un Ejército grande y poderoso contra una población indefensa”.
¿Qué explicación nos dará ahora Israel a todo esto?

16/1/2009