El tablero global

'Nouvelle cuisine' del CIS: con solo rozar sus alas, Ciudadanos y Podemos no volarán

Hubo un momento en que el CIS parecía dispuesto a convertir su paella demoscópica en un puro socarrat, por ejemplo cuando cocinó su encuesta para reducir notablemente el voto a las filas independentistas en Catalunya; tal como denuncié en esa ocasión y se demostró en las urnas, después de que JM&A (en análisis para Público) acertase plenamente, tanto en escaños como en votos, sobre la suma de las dos formaciones independentistas, frente a la interesada desviación de bulto de una megaencuesta –pagada por todos los españoles– que otorgó cuatro diputados y cuatro puntos menos a los secesionistas, como si ese exorcismo fuera a impedir la realidad que se plasmó en las urnas.

Después de ese despropósito inútil, el CIS está afinando el tiro. Ahora resulta que con un cepillo fino y mucho retraso se puede también maquillar el trabajo de campo y segar la hierba bajo los pies de las nuevas formaciones que amenazan con descabalgar al sacrosanto bipartidismo. Eso es lo que ha ocurrido con el último –nunca mejor dicho, puesto que no habrá otro antes de las generales– Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, en su Estudio 3.114 correspondiente a Octubre.

Claro está que su estofado se ha estado cocinando durante casi un mes (como si fuera la carrillada a más baja temperatura jamás hecha en autoclave), y que en ese tiempo la actualidad política ha arrollado todas sus conclusiones fundamentales, aunque sólo fuera por el efecto del acelerado órdago soberanista catalán que aún no entraba en los cálculos de sus encuestadores ni encuestados. El CIS justifica sus estimaciones finales –que contradicen, como siempre, las respuestas espontáneas directas de intención de voto y simpatía (en ambas gana el PSOE)– afirmando que el resultado de su potaje corresponde al resultado de "aplicar un modelo de estimación a los datos directos de opinión proporcionados por la encuesta" mediante la "ponderación de los datos por recuerdo de voto imputado y aplicación de modelos que relacionan la intención de voto con otras variables".

Impecable. O eso podríamos decir si en su anterior ponderación no hubiera patinado tanto precisamente a favor de los deseos del Gobierno al que el CIS sirve.

Como todo eso es ya hemeroteca –vergonzosa–, ahora el CIS ha tratado de practicar la nouvelle cuisine: ninguna de sus conclusiones se puede achacar a mala intención, ya que todas ellas podrían deberse a meras desviaciones por cuestiones técnicas. Aunque no pinta nada bien que nos desviemos, una vez más, a favor de los dos grandes partidos que intentan ningunear a las nuevas formaciones claramente en ascenso.

Ya que contamos con las tablas completas del CIS, se pueden analizar tanto la matriz original como sus correcciones, para comprobar que si pelamos de la base culinaria a los que no responden; cocemos el caldo de los abstencionistas del 2011 que ahora quieren votar hasta que se evaporen dos tercios del líquido; y adjudicamos los indecisos en función de la transferencia de voto observada hasta el momento… lograremos que el excelente besugo de la encuesta sea casi irreconocible. Pero exquisito, claro.

Para que se me entienda: el trabajo de campo cuya interpretación hoy difunde el CIS tiene un mes de antigüedad y es manifiestamente obsoleto en la cambiante actualidad política; sus conclusiones se asemejan mucho a las que por aquel entonces se extrapolaban del conjunto de estudios demoscópicos publicados, salvo que incrementan sospechosamente en dos puntos porcentuales (estamos hablando de medio millón de votos válidos) la estimación de cada uno de los dos grandes partidos, reduciendo incluso más (tres puntos) la de los dos outsiders; y dan una imagen fotográfica de que Ciudadanos y Podemos están tan alejados de PP y PSOE que no tienen ninguna posibilidad.

Todos los estudios demoscópicos indican que eso es falso, pero como el CIS es el verdadero Oráculo de Delfos será imposible convencer al público de que le están engañando… hasta que una vez más las urnas desmientan semejantes guisotes. Para entonces, cuentan los poderes fácticos, ya se estarán repartiendo el Gobierno los de siempre.

Sólo queda por responder: ¿de verdad son tan delicadas las nuevas mariposas de la política que con sólo rozarles las alas se les impedirá volar? Ciudadanos y Podemos parecen más halcones que mariposillas, y los pterodáctilos son muy grandes, pero también muy torpes.