¡Eureka!

Celia Sanchez-Ramos: "En España sobra talento científico pero faltan fondos y cultura de patentar"

Por Christian González

celiaCelia Sánchez-Ramos es una de las científicas más prolíficas de nuestro país. Profesora titular de la Universidad Complutense de Madrid ha sido premiada en múltiples ocasiones por sus innovaciones en diferentes ámbitos relacionados con la visión. En 2011 la Oficina Española de Patentes y Marcas presentó su candidatura al Premio Príncipe de Asturias y, entre otros reconocimientos, ha sido investida doctora Honoris Causa por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Este mismo año la revista Quo la incluyó en su 'dream team' de la ciencia española, entre investigadores de la talla de Juan Luis Arsuaga, Margarita Salas, Joan Massagué, Juan Carlos Izpisúa o Pedro Echenique.

Ahora un equipo de investigadores de la Complutense dirigido por ella acaba de lanzar al mercado las primeras lentillas del mundo que protegen del daño causado a largo plazo por la luz intensa que emiten los ordenadores, tabletas y teléfonos móviles, al tiempo compensan la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía. Llamadas 'Lens 55', son el resultado de 12 años de investigación llevados a cabo por Sánchez-Ramos y su equipo.

-¿Qué es la fototoxicidad?

Cualquier cosa en exceso es nociva y el exceso de luz también lo es. Estamos en el siglo de la luz porque estamos invadidos por luz las 24 horas del día, y nuestro sistema visual no diferencia si se trata de luz artificial o natural. Pero mientras estamos acostumbrados a hablar de la calidad del aire o del agua no lo estamos a hablar de la calidad de la luz.

La luz no es tóxica pero el exceso de luz sí y puede ser mortal para las células. Con un agravante, que el fondo del ojo se constituye embriológicamente y no se regenera. Evidentemente, a nadie se le ocurre que dejemos de beber agua o de respirar aire, pero hemos de intentar controlar la calidad de ambos por nuestra salud. Con la luz sucede lo mismo.

La luz blanca está compuesta de todas las bandas del arcoíris. Nuestro sistema visual las recibe por igual, pero hay una luz que daña más que otra. Si esto se entiende y se ponen barreras a la parte más nociva de la luz, podremos usarla con más intensidad o durante más tiempo.

-¿Y qué podemos hacer para protegernos?

La fotoprotección va unida a la prevención de la fototoxicidad. Nadie dice que haya que eliminar la tecnología actual, pero hay que poner medidas, igual que no dejamos de usar el coche pero nos ponemos el cinturón de seguridad. Lo que decían las madres de que "dos ojos son para toda la vida" es una gran verdad. Hay a quien le cuesta entenderlo pero luego se ponen unas gafas de sol.

-Hay quien pone en duda que la luz led cause daños en la retina ¿Qué evidencias tienen ustedes?

Hay gente que pone en duda cualquier cosa. En la comunidad científica no hay nadie que ponga en duda que la luz puede hacer daño.  El problema en concreto es el led azul. Este es el dañino para la vista porque es mucho más energético. Gracias al led azul se pudo constituir la luz blanca de led, porque ya se habían inventado el rojo y el verde. Cuando la luz blanca se constituye por la suma de estas tres, no es necesario aportar mucho azul. El problema viene de los nuevos led blancos, que realidad son led azules que al pasar por las dos capas de fósforo que llevan completan el resto del espectro.

Si la luz a la que miramos está compuesta de varios led, el espectro está más repartido, pero lo que pasa es que es más barato un sólo led que tres y por eso se usa éste. En la comunidad científica nadie discute que la luz azul es nociva. Es algo que se sabe desde los años 60. Pero nosotros lo que decimos es que si se quitara parte del azul sería mucho menos dañino.

Fíjate si será dañina la luz azul que el propio cuerpo humano se defiende de ella creando las cataratas del cristalino y haciendo que el cristalino sea amarillo con la edad. Y la retina también se pone amarilla. Se llama mácula lútea, mancha amarilla. No le he puesto yo el nombre sino los romanos. El propio organismo crea este sistema de defensa. Lo que nosotros hemos hecho con estas lentillas es replicar lo que hace la naturaleza, como la mayor parte de los avances científicos.

lens-¿En qué consiste este avance?  ¿Qué ha sido lo más complicado en su desarrollo?

Es una forma de complementar lo que naturaleza podría no hacer, con un coste cero en el caso de las lentillas, porque es sustituir un filtro azulado de manipulación por uno amarillo. Absorbe entre el 5 y el 10% de la luz azul y el resto lo deja pasar. La percepción del color no cambia en absoluto y el color del ojo tampoco se percibe diferente.

¿Lo más difícil? Pasar los controles de la Agencia del Medicamento, los ensayos clínicos... En cuanto a las investigaciones en fotoprotección llevamos 12 años. En las lentillas, en concreto, cinco años. Como siempre, en investigación, ha sido un trabajo de prueba y error hasta conseguir lo idóneo, porque queríamos que puedan ser usados por cualquier persona en cualquier situación. Mientras en una tablet puedes poner un filtro muy amarillo con una absorbencia del 30%, en la lentilla no se puede. Me critican que digo que todas las lentillas del mundo deberían ser amarillas, pero lo serán. Lo que no tiene ningún sentido científico es lo actual. Ya que se tiene un soporte lo lógico es usarlo.

-Usted es una de las investigadoras más productivas de nuestro país. Además destaca el gran número de patentes que ha conseguido.

A mi edad, es un placer poder decir que hay cuatro productos comercializados que han salido de mi cabeza, que lo he podido probar, y que hay fabricantes que se han jugado el tipo, su trabajo y sus horas para fabricar nuestras lentes de contacto, lentes para gafas, protectores de pantalla, ahora gafas de sol… es una bendición.

-¿Lo estamos haciendo bien en la ciencia y la innovación en España? ¿Cuáles son nuestras asignaturas pendientes?

Lo estamos haciendo bien pero podemos hacerlo mejor. Los científicos españoles lo están haciendo bien, pero hay poca cultura aún de patentar. Lo que sobra es talento, hay unos investigadores de muerte. Vas a cualquier lugar y la ciencia española está considerada entre las 10 primeras en cualquier área de conocimiento. Hay áreas concretas en las que está entre las tres primeras del mundo… Cómo canalizar sus investigaciones está en manos de las administraciones, que sepan dirigirnos. Que sepan ponernos estrato, ese es su trabajo.

La industria innovadora se tiene que nutrir de la ciencia académica que muy frecuentemente puede transformarse en productos. Es un camino que tiene que potenciarse más. Es difícil porque tienes que buscar un fabricante que innove desde su fábrica. Y mi obsesión es exportar.

-¿Qué medidas concretas cree que podrían tomar las administraciones para mejorar la innovación en España?

Obviamente inversión. Fondos. La ciencia está desnutrida por falta de financiación. Es necesaria, y ahora es nimia para los resultados que podrían dar. La administración tiene la obligación de distribuir los bienes públicos de la mejor forma posible y, entiendo que haya una crisis, pero que hay que priorizar. Los fondos en ciencia no pueden recortarse porque es el futuro.

Esta misma semana el Colectivo Carta por la Ciencia ha vuelto a salir a la calle contra los recortes del Gobierno en I+D+i. ¿Qué opina de esta situación?

Creo que se tiene que replantear la situación y ya no sé si será tarde, pero la ciencia no puede tener recortes. No es que se paralice es que se bloquea. No es que un proyecto se frene y se pueda retomar, es que ya no existe. Todo lo que no inviertes en su momento ya se ha perdido. Es imprescindible recuperar la financiación y si es posible aumentarla. España tiene suficientes científicos sénior y junior como para estar a la vanguardia de la ciencia pero necesitan financiación. La investigación es muy cara y la sociedad tiene que entender su necesidad.

¿En qué otros proyectos está trabajando actualmente?

Ahora estoy trabajando en un tema de reconocimiento de personas por córnea. También vamos a trabajar en cómo las pupilas pueden ser detectores de enfermedades y de ingesta de drogas y de alcohol. Todo lo que tiene que ver con el sistema visual me fascina.