Bocacalle

Rajoy quiere a España callada

El presidente del Gobierno de España tuvo ayer la deferencia de loar, durante su estancia en Nueva York,  a la mayoría silenciosa que no se manifiesta en las calles, cuando en las calles de Madrid, muy cerca del Congreso de los Diputados, una dura actuación policial -presumiblemente provocada por policías camuflados e individuos ajenos a la organización del 25 S- avergonzaba a España ante el mundo, pues por lo visto en vídeos y filmaciones diversas "eso" pasaba con Franco en plena dictadura. Entonces es muy probable que Mariano Rajoy se sintiera feliz. Todo el país era una mayoría silenciosa que no se manifestaba en ningún lado. Y los que lo hacían, recibían el mismo trato que los miles de personas que  pacíficamente se congregaron en las inmediaciones del Congreso para que esta democracia no siga yendo hacia atrás, como evidencia el comportamiento policial del pasado martes y las propias palabras del presidente del Gobierno, que nos quiere calladitos como con el extinto dictador.