Las carga el diablo

Parecen empeñados en que gane Podemos

sanchez-rajoy-rivera-montaje-efe¿A qué demonios ha ido en realidad Albert Rivera a Venezuela? Si yo estuviera en el lugar de este atildado jovenzuelo catalán, ponía inmediatamente de patitas en la calle a mi asesor de imagen ¡Menudo ridículo! Parecía un representante de comercio de los de antes, de aquellos que iban en Seat Seiscientos de pueblo en pueblo con el muestrario de botones, carretes de hilo, ovillos de lana y cremalleras anotando pedidos por las mercerías y las tiendas de ultramarinos mientras ponía los dientes largos a los lugareños hablándoles de los progresos y los inventos modernos que ya disfrutaban en la capital.

Si el líder de Ciudadanos buscaba cabrear a alguien, lo único que ha conseguido es dar pena. Vergüenza ajena. Si buscaba los votos de los 400.000 españoles de allí, mucho me temo que fácil no se lo va a poner la maquinaria burocrática que maneja el PP, por mucho que Margallo les haya devuelto el embajador ¿Aumentar votos aquí con ese viaje? No se lo cree ni él.

Por eso tiene que despedir a su asesor de imagen, porque a cambio de una rentabilidad más que dudosa, ha hecho el ridículo más espantoso. Como Pedro Sánchez, que lleva dando palos de ciego desde el otoño pasado y cada vez nos pone más difícil entender a qué juega desde entonces. De torpeza en torpeza hasta el desastre final. Fichajes a bombo y platillo como Irene Lozano o la comandante Zaida Cantero duermen ya el sueño de los justos. Se le va Chacón, rescata a Margarita Robles y a... Josep Borrell, denigrado en su día sin piedad por Felipe, Almunia y todo el aparato de Ferraz. Renovación pura y dura, sí, señor.

Escuchando los discursos de Sánchez me parece estar oyendo a los futbolistas cuando los entrevistan al final de un partido. Previsible y repetitivo: "la política es así", "unas veces se gana y otras se pierde", "hay que tener mentalidad positiva", "seguiremos trabajando hasta conseguir nuestros objetivos"... Ahí está, quemándose a fuego lento mientras en su entorno los buitres permanecen al acecho. Lo tienen sentenciado, y pareciera que están más interesados en acabar con él que en conseguir el 26 de junio un buen resultado electoral.

Y del PP... ¿qué me dicen? Aznar y Rajoy están como Mourinho y Guardiola en Manchester. Uno de los dos sobra en esta ciudad, forastero, parecen decirse, menuda guerra se traen. Los del aparato no quieren ni ver a Josemari en los mítines, que bastante tienen ya con torear la embestida judicial de cada día. Y el todavía presidente de honor del partido contraataca organizando para el 27 de junio, día de la resaca electoral, el comienzo en El Escorial de los cursos de verano de la Fundación FAES.

Rivera a por uvas en Venezuela, Sánchez en la inopia mientras a su vera se reparten ya sus despojos, y Mariano con el aliento de su otrora mentor en la nuca. Decididamente, están empeñados en que gane Podemos.

J.T.