kⒶosTICa

La UE eleva su preocupación por la escasez de medicamentos de UCI

La escasez de material de protección para el personal sanitario y de ventiladores para l@s pacientes no parecer ser el único riesgo al que se enfrenta la Sanidad europea. La European University Hospital Alliance alertó a los diferentes gobiernos el pasado mes de marzo del riesgo de una escasez de medicamentos. Según afirma, una encuesta entre sus miembros –entre los que se encuentra el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona- reveló la necesidad urgente de medicamentos necesarios para los pacientes de cuidados intensivos. Preocupaba entonces que las existencias hospitalarias existentes de relajantes musculares, sedantes y medicamentos analgésicos se consumieran muy rápidamente y el reabastecimiento resultara insuficiente o no llegara a tiempo.

En esta misma línea, el Bureau of Investigative Journalism (BIJ) de Reino Unido ha tenido acceso a una carta de la Comisión Europea en la que se plantea la posibilidad de que los hospitales europeos comiencen a sufrir la escasez de medicamentos para tratar a los pacientes más graves de Covid-19. Según explica BIJ, un paciente conectado a un ventilador puede llegar a precisar 50 medicamentos diferentes, desde los propios de la intubación, a la sedación, antimicrobianos, cardíacos y respiratorios, entre otros. Unos tratamientos que, en muchos casos cuando l@s pacientes entran en las UCI, se prolongan por espacios superiores a los veinte días.

El BIJ asegura que Stella Kyriakides, la comisionada de la UE para la Salud y la Seguridad Alimentaria, se dirigió a principios de este mes a las compañías farmacéuticas solicitando un incremento en la producción de este tipo de medicamentos. Una lista de productos, por otro lado, que fue confeccionada a partir de la información proporcionada por la Agencia Europea de Medicamentos.

Carta a las farmacéuticas de Kyriakides, conseguida en exclusiva por el Bureau of Investigative Journalism de Reino Unido.

Ya entonces, según publica este consorcio de periodistas de investigación, comenzaba a percibirse escasez de sedantes, analgésicos, relajantes musculares, antibióticos, antivirales y antipalúdicos (contra la malaria) en países como España, Francia, Suecia, Portugal, Luxemburgo, Noruega, Eslovaquia, Irlanda, Austria, Chequia y Malta. En otros, como  Italia, Bélgica, Alemania, Croacia, Hungría, Países Bajos, Polonia, Liechtenstein, Finlandia, Grecia, Chipre y Estonia, se preveía que la escasez también les alcanzar a corto plazo.

Gracias a BIJ de Reino Unido, K@osTICa ha tenido acceso al lista completo de medicamentos que escaseaban a fecha de 1 de abril (arriba), o se preveía que lo hicieran, clasificados por países. En el caso concreto de España, el único medicamento del que habría ya escasez sería del antipalúdico hidroxicloroquina. Nuestro país es uno de los que se encuentra en mejor posición en este sentido. Por el contrario, Suecia es, de largo, el país europeo que está registrando ya mayor desabastecimiento de medicamentos.

Paralelamente, se estimaría que en España se produciría una falta de suministro de medicamentos en el capítulo de sedantes y analgésicos (dexmedetomidina, midazolam inyectable y propofol inyectable); en el de reanimación/emergencias (noradrenalina); en el de relajantes musculares (cisatracurio, rocuronio); en el de antobióticos (azitromicina inyectable) y en el de analgésicos y corticosteroides (paracetamol y metilprednisolona).

Desde la European University Hospital Alliance han criticado que haya países europeos que hayan prohibido la exportación de medicamentos, conservándolos para uso nacional. Esta alianza apuesta por permitir que las cadenas de suministro de medicamentos continúen funcionando con normalidad. En su comunicado son tajantes al afirmar que "tendrá un efecto adverso si evita que estos medicamentos se exporten a hospitales transfronterizos que los necesiten. La disponibilidad de los medicamentos depende de las redes de distribución internacional", dado que tanto los  medicamentos específicos como los genéricos sólo se fabrican en algunos países en todo el mundo. "Ningún país en Europa tiene las instalaciones de producción para proporcionar todos los medicamentos (o EPP o ventiladores) necesarios".