Opinion · Otras miradas

Cómo ‘acortar’ en África el largo camino hasta el hospital

Paul Ouma

Doctor e investigador asociado del Instituto de Investigación Médica de Kenia

Emelda Okiro

Jefa de la Unidad de Salud de la Población, KEMRI, en el Instituto de Investigación Médica de Kenia.

Casi la mitad de todas las muertes y alrededor de un tercio de las discapacidades en países de ingresos bajos y medios podrían evitarse si la gente tuviera acceso a una asistencia médica de urgencia. En África, las principales causas de urgencias son los accidentes de tráfico, las complicaciones durante el embarazo, las enfermedades graves y las enfermedades no transmisibles.

Durante los últimos 18 años, la Federación Africana de Medicina de Emergencia, un grupo de apoyo, ha estado fomentando el desarrollo de sistemas de atención médica de urgencia en el continente. Las fallas que ha identificado incluyen transportes y servicios hospitalarios decentes.

Sin embargo, para abordar estos desafíos se necesitan datos sobre el número de hospitales, sus ubicaciones, así como la población marginada. La mayoría de los países africanos no tienen esta información. Carecen de inventarios básicos sobre los servicios sanitarios, incluido el número de hospitales.

Nuestro estudio se propuso abordar este problema realizando la primera evaluación de los servicios hospitalarios en África subsahariana, a través de la cual se calculó el acceso de la gente a la atención sanitaria.

Los resultados –incluyendo cuánto se tarda en llegar a un hospital– muestran dónde se requiere inversión para mejorar el acceso. Se necesitan varias intervenciones, y estas deberían incluir la construcción de nuevos hospitales, la mejora de la atención ambulatoria, la construcción de nuevas carreteras y la reparación de las existentes.

Pero la acción más urgente es que los países actualicen su directorio de hospitales, incluyendo una evaluación de la capacidad y la competencia para proporcionar asistencia médica de urgencia y una actualización del sector privado. Nuestra investigación trata, en cierta manera, de contribuir a que se inicie este proceso. Hemos construido una base de datos a la que se puede acceder de forma gratuita y que se puede utilizar para evaluar la disponibilidad de los servicios de cada país.

Construyendo la base de datos

La lista de hospitales cubre 48 países e islas de África subsahariana. Para desarrollar la lista se utilizaron datos de numerosas fuentes, incluyendo los ministerios de sanidad, los sistemas de información sanitaria, las organizaciones nacionales e internacionales de todos los países e islas. En la mayoría de los casos, las fuentes estaban disponibles en la red, pero en algunos países también utilizamos contactos personales para obtener los datos hospitalarios.

Cerca del 50% de los hospitales de la lista no tenían coordenadas GPS que pudieran ayudar a localizarlos con precisión. Para superar el problema les asignamos atributos de ubicación únicos usando herramientas como Google Earth y OpenStreetMap.

Esta auditoría localizó 4.908 hospitales del sector público a los cuales se les asignó con precisión atributos de ubicación (Figura 1).

Mapa de hospitales públicos en África. Imagen: Cedida por el autor
Mapa de hospitales públicos en África. Imagen: Cedida por el autor

Nigeria, que representa cerca de una quinta parte de la población de África subsahariana, tiene el mayor número de hospitales, con 879. Otros países con un número significativamente alto de hospitales públicos son la República Democrática del Congo (435), Kenia (399) y Sudáfrica (337).

Las regiones más pequeñas, como Cabo Verde, Zanzíbar y Santo Tomé y Príncipe son los que tienen un menor número de centros hospitalarios. Esta información se utilizó como punto de partida para calcular el acceso geográfico a los servicios sanitarios.

Acceso fácil

Medimos la accesibilidad geográfica por duración de trayecto al hospital público más cercano. Lo hicimos calculando cuánto tiempo se tardaría en llegar por carretera basándonos en los principales medios de transporte de la región.

Ensamblamos redes viarias de Google Earth y OpenStreetMap, y asignamos velocidades de viaje a lo largo de las carreteras. Entonces, diviendo la superficie en hectáreas, desarrollamos un modelo que calcula el tiempo que lleva a un paciente viajar desde cualquier lugar al hospital más cercano.

Especialmente tuvimos muy en cuenta que una proporción significativa de mujeres necesita acceso a la atención hospitalaria durante el parto y determinamos cuánto tiempo tardarían en llegar al hospital más cercano.

Los resultados revelan que menos de un tercio (29%) de la población total, y el 28% de las mujeres en edad de tener hijos, vivía a más de dos horas de los hospitales más cercanos. El umbral de dos horas es una recomendación ampliamente promovida por la OMS y la Comisión Lancet de Cirugía Global para definir, respectivamente, el acceso a la atención obstétrica y quirúrgica de urgencia.

Además, los parámetros internacionales de la Comisión Lancet en Cirugía Global recomiendan tener al 80% de cualquier población viviendo a menos de dos horas del hospital más cercano como un elemento fundamental para asegurar la cobertura sanitaria en 2030.

El resultado más sorprendente fue la enorme diferencia entre países. Por ejemplo, más del 75% de la población de Sudán del Sur vivía fuera del umbral de las dos horas. Otros países con deficiente atención hospitalaria resultaron ser la República Centroafricana, Chad y Eritrea. Más de la mitad de sus poblaciones vivían fuera del umbral.

Las áreas mejor atendidas eran en su mayoría islas, como Zanzíbar, Comoras y Santo Tomé y Príncipe. Más del 95% de sus poblaciones se encontraba a menos de dos horas de un centro hospitalario. Países grandes como Kenia, Sudáfrica y Nigeria también tenían buenos índices de acceso, con más del 90% de sus habitantes dentro del umbral.

Todos los países de nuestra encuesta, 48, han suscrito el objetivo de desarrollo sostenible que busca lograr cobertura sanitaria universal para 2030, una prestación que implica el acceso a los hospitales. Nuestra investigación puede ayudar a los países a concretar lo que necesitan hacer para convertir el objetivo en una realidad cuando se trata de atención de urgencia. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer: solo 16 países de nuestra encuesta lograron un 80% de cobertura en el acceso a un hospital en un plazo de dos horas.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation

  The Conversation