Otras miradas

Roca y burbuja

Xavier Ferrer Gallardo

Investigador, Departament de Geografia, Universitat Autònoma de Barcelona

Xavier Ferrer Gallardo
Investigador, Departament de Geografia, Universitat Autònoma de Barcelona

El próximo 24 de julio se cumplirá un año desde que el Gobierno gibraltareño sumergiera los ya célebres 70 bloques de hormigón en las aguas en disputa de la Bahía de Algeciras (o Bahía de Gibraltar, según se lea).

Los bloques siguen en el mismo punto donde fueron lanzados. Pero ya no son 70. Ahora son 69.

El pasado 30 de junio, en un pintoresco ejercicio de fetichismo geopolítico, la Fundación para la Defensa de la Nación Española, Denaes, consiguió reflotar uno de los bloques, de unos 2.500 kilos, y transportarlo hasta el Puerto de San Roque.

La performance geopolítica no resultó del agrado de las autoridades españolas. Y el periplo del bloque reflotado terminó en San Roque.

Ese no era, sin embargo, el plan trazado por los orquestadores del reflote. Los ideólogos de la acción planeaban montar el bloque en un camión para, según explicaron, "poder exhibirlo por España".

Hace justo un año, el conflicto de Gibraltar cotizaba al alza en los parqués informativos. Era oro mediático. La teatralizada protesta del Ejecutivo español ante el lanzamiento de los bloques y su afán repentino por reforzar los controles fronterizos engendró (al margen de largas y aún persistentes colas en la frontera) una formidable serpiente de verano, que fue magistralmente dilatada sobre el calendario.

Ésta contribuyó a la hinchazón de una nueva burbuja geopolítica en torno a la roca. Pero no se trataba de la burbuja de siempre. Era una burbuja algo más abultada de lo habitual y, caso Bárcenas mediante, también algo más ahumada de lo corriente.

Sin duda, como el mercado informativo, el mercado geopolítico también es volátil. Y hoy, un año después del lanzamiento de los bloques, la disputa sobre el Peñón cotiza a la baja.

Los reproches entre Madrid y Londres no cesan, pero las burbujas de humo no aguantan hinchadas ad infinitum. Mientras tanto, la tasa de desempleo en Gibraltar es del 3%. En La Línea bordea el 35%.