Otras miradas

Mentalidad golpista

The Crown, tercera temporada. En uno de las capítulos más trepidantes de esta prodigiosa serie sobre la familia real británica, un grupo de banqueros salvapatrias propone a Lord Mountbatten que se ponga al frente de un golpe de estado para derrocar a Harold Wilson. Y el primo segundo de la reina, que destila rencor contra el premier laborista porque le ha destituido como Jefe en Defensa va y acepta. No creo hacer spoiler si digo que Su Graciosa Majestad (alertada por el propio interesado, y éste a su vez por el MI5) es la que detiene el golpe.

Todos los golpistas del mundo, por más demócratas que se proclamen, se mueven por el mismo resorte: las reglas del juego (recogidas en la constitución de cada país) son respetables hasta cierto punto. Superado el cual, los salvapatrias de turno (que son los que se arrogan el derecho de interpretar hasta donde están dispuestos a tragar sus conciudadanos) consideran que se acabó lo que se daba y que la Carta Magna es papel mojado. La respuesta de Isabel II (que  también está horrorizada con la situación del país) a Lord Mountbatten es magnífica: si la situación es tan grave, serán los propios británicos los que tendrán que poner coto a este sindiós, pero en las urnas.

Viene esto a cuento porque en España, en cuanto la política corre el riesgo de izquierdizarse un poco y destruir privilegios, asoma enseguida la patita la mentalidad golpista expresada en toda su crudeza por La Momia en 1951. Fue en una entrevista a la CBS. El contexto era el siguiente: debido a la Guerra Fría, en todo su apogeo por aquel entonces, Eisenhower consideraba indispensable colocar bases militares en España. Ya saben, por aquello de la privilegiada situación geoestratégica de muestro país, que controla una de las dos orillas del Estrecho. Pero antes había que blanquear la imagen del sanguinario dictador, que no tenía cabida ni en la ONU. Los yanquis enviaron cámaras y micrófonos al Pardo para que Su Excrecencia explicara por qué había sido indispensable el Golpe de Estado del 36: A Ezpaña ze le presentó un problema (la fonética es de Franco): rezpetar zus convencionalizmoz legalez y perecer o zaltar por encima de elloz, zalvando a la nación. Nueztro paíz prefirió ezto último y blah, blah, blah...

Esto es la esencia de la mentalidad golpista, que ahora exhiben impúdicamente los Pablocasados y Cayetanas de nuestro solar patrio: la Constitución viene a ser una especie de semáforo que regula la convivencia y el orden público, y que hay que respetar, pero solo hasta cierto punto. En el momento en que el municipal de turno decide que el semáforo ya no vale y se pone en su lugar para aliviar el atasco, hay que hacer lo que diga el guardia.

Esa y no otra es la intención de la derecha política y la caverna mediática de este país, al situar a Pedro Sánchez fuera de la Constitución (sic): crear, mediante una machacona y goebelsiana propaganda, un estado de opinión que persuada a los españoles de que el semáforo ya no vale y ha llegado la hora del guardia de la porra. Buscan la coartada ideológica del golpe de estado. No con las armas, como en el 36, pero sí mediante la asfixia económica  de banqueros y empresarios y las amenazas de Bruselas. Que el resultado de las elecciones no sea lícito. Y que el golpe sea con dinero. Todo en nombre de una Unidad de España, que – que yo sepa – no se ha vulnerado. Y que de vulnerarse, no les correspondería a ellos defender, sino a las Fuerzas Armadas. Artículo 8 de la Constitución Española: Las FFAA tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Y si banqueros y empresarios que ya se han manifestado en defensa del abuso y el privilegio no son suficientes, queda el Monarca, como en el episodio de The Crown: presionar al Borbón de manera que se muestre renuente a encomendarle la formación de Gobierno a los que quieren romper España.

Por ahora les ha salido mal la jugada, porque El Preparao ya le ha hecho el encarguito al Resistente.

Pero me apuesto mi colección de tebeos de El Capitán Trueno a que de aquí a poco, cuando empiecen a saberse los contenidos de la negociación con ERC, toda la derechita (la cobarde, la valiente y la menguante) empezará a echar mierda también contra el Borbón y le convertirán en cómplice del único golpe que se aproxima: el de acabar con los abusos y privilegios de este país, hoy destrozado por la desigualdad y la pobreza.