Otras miradas

Almeida on tour

Enma López

Concejala del PSM en el Ayuntamiento de Madrid

El portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, interviene en la clausura del acto central de la campaña del PP de Segovia, a 2 de febrero de 2022, en Segovia, Castilla y León (España).- EUROPA PRESS

Leí hace tiempo que la mejor forma de aprender geografía era viajando, es cierto, pero Almeida se lo ha tomado demasiado a pecho. Desde finales de enero ha estado en Zamora, Segovia, Palencia, Ávila, el Burgo de Osma, Soria y como la campaña de Castilla y León le sabía a poco se ha ido a Bruselas.

Cuando le nombraron portavoz nacional, desde el grupo municipal socialista advertimos que Madrid merece un alcalde a tiempo completo y no un alcalde a tiempo parcial. Lo que no imaginamos de aquellas es que, directamente, nos fuéramos a quedar sin alcalde.

Es difícil conciliar ser regidor municipal y cargo nacional. Que una cosa es ser Abel Caballero e intentar no pasar ni una noche fuera de su ciudad y otra, no pasar dos días seguidos en la que se supone que gobiernas. Porque cuando uno se aleja corre el riesgo de desconectarse y eso parece que es lo que le ha pasado al señor Almeida, solo así se explica el viaje a Bruselas.

Hagamos memoria, por si a estas alturas todavía queda alguien despistado. Almeida viaja con unos cuantos alcaldes del Partido Popular a Bruselas a quejarse del trato recibido por el gobierno de Pedro Sánchez en el reparto de los Fondos Europeos.

Por desgracia ya nos estamos acostumbrando a líderes del principal partido de la oposición, haciendo oposición en instituciones europeas. Pero en este caso, esta deslealtad a la Marca España no es lo más grave.

Lo verdaderamente grave, es que Almeida a la cabeza de la manifestación, se queja de una injusticia cuando de los fondos resueltos hasta la fecha, ha recibido el cien por cien de los fondos que ha pedido. Sí, han leído bien, el cien por cien.

Que uno podría quejarse si hubiera el 99% y dijera eso de que justo ese uno que le falta era el proyecto vital y clave, pero hay que reconocer que cuando uno recibe todo lo que pide, la queja se complica.

Supongo que por eso, los responsables que gestionan los fondos en la Unión Europea evitaron hacerse una foto con él y cuando vemos los micrófonos que le acompañaron en la visita confirmamos que son estrictamente nacionales.

Madrid va a recibir 43 millones de euros de fondos, los 43 millones que por ahora ha pedido.

Ayudas para la sostenibilidad turística, para mercados municipales, para atención primaria de los servicios sociales, para proyectos piloto de acción local.

Y la realidad es que si no ha recibido más, es porque no lo han pedido. Porque en el caso de los fondos europeos, pedir fondos no es tan sencillo como poner cara de pena y quejarse ante el primero micrófono que alguien le pone delante. Hay que hacer un proyecto creíble y llevarlo a cabo. Ninguna de estas dos cosas es la especialidad de este gobierno municipal.

¿Puede hacer campaña el alcalde de Madrid en Castilla y León? Claro que puede. Lo que no puede es abandonar a su ciudad a su suerte.

¿Puede viajar a Bruselas el alcalde de Madrid? Claro que puede y de hecho me temo que tendrá que hacerlo porque la Comisión está investigando los reiterados incumplimientos de Madrid en calidad del aire.

Lo que no puede es olvidarse de que gestiona la capital del país, la ciudad más grande de España y que eso no se hace solo.

Que mientras él está de viaje haciendo cosas que le resultan más entretenidas los problemas de Madrid y de los madrileños no esperan.

Todavía quedan muchos fondos europeos por repartir, quizá sería más rentable que el señor Almeida en vez de estar copiando al señor Casado y sus declaraciones con fondos rurales volviera a su despacho y pensase cómo va a aprovechar estos fondos para transformar y modernizar esta ciudad.

Porque quizá le de menos titulares, pero a buen seguro, hará menos el ridículo y para los madrileños será mucho más provechoso.