Otras miradas

Vaciamos las aulas y llenamos las calles en defensa de la enseñanza pública

Ana García Rubio
Secretaria General del Sindicato de Estudiantes

Este 9 de marzo el Sindicato de Estudiantes y las organizaciones que integran la Plataforma Estatal en Defensa de la Enseñanza Pública hemos convocado una huelga general exigiendo la derogación de la LOMCE y la reversión de los recortes educativos. No nos cabe duda de que la huelga va a ser un gran éxito de participación y un golpe muy duro a las políticas privatizadoras y reaccionarias que el Partido Popular ha venido aplicando contra la enseñanza pública desde que accedió al gobierno en 2011.

Esta huelga es también un aldabonazo contra aquellos partidos que están colaborando activamente con la derecha en urdir un "pacto de Estado por la educación" a espaldas de los verdaderos interesados y cuyos únicos beneficiarios serían la enseñanza privada-concertada y la Iglesia católica. En el caso de Ciudadanos no nos sorprende su postración ante la derecha franquista más rancia, pues sus políticas no difieren mucho de las del PP. Pero respecto a la actitud del PSOE, o mejor dicho de la gestora golpista que lo dirige en la actualidad, sólo podemos decir que su disposición al pacto con Rajoy es un desprecio escandaloso hacia las reivindicaciones de la Marea Verde.

Hace unos días fui invitada por Unidos Podemos a la Comisión Educativa del Parlamento para hacer balance de las políticas de la derecha. Basé mi argumentación en el expolio y la destrucción que ha sufrido la enseñanza pública en estos años, y todas mis afirmaciones las sustenté en datos y cifras objetivas: 9.000 millones de euros recortados en nuestros colegios, institutos y universidades públicas, y 30.000 docentes despedidos desde que gobierna el PP. Masificación imparable en nuestras aulas, fracaso escolar en aumento y más de 20.000 estudiantes no admitidos en la FP en los últimos dos cursos, 100.000 estudiantes expulsados de la Universidad por no poder pagar unas tasas abusivas que se han incrementado un 60% en seis años. Destrucción del sistema de becas e impago generalizado de las que se conceden. El decreto 3+2 que supone la completa elitización de los estudios superiores. También señalé que estos recortes no son menores allí donde el PSOE gobierna, como en el caso de Andalucía.

Al denunciar esta situación de emergencia social en el Parlamento, obtuve el desprecio más rotundo de parte de los representantes de la triple alianza que nos gobierna. Desde Teófila Martínez, ex alcaldesa del PP en Cádiz y presidenta de la Comisión, pasando por las diputadas de Ciudadanos y los representantes del PSOE, no pararon de interrumpir, denigrar, ridiculizar e intentar impedir que pudiera explicar estas verdades incomodas. Si algo quedó claro en esa comisión, es que los representantes del PP, de Ciudadanos y de la actual dirección golpista del PSOE, están completamente al margen de los problemas que sufrimos millones de familias trabajadoras todos los días y que vemos con horror cómo se destruye el derecho al estudio para toda una generación.

La lucha es el único camino

Sí, la lucha es el único camino. Las huelgas y manifestaciones convocadas por el Sindicato de Estudiantes los pasados 26 de octubre y 24 de noviembre fueron secundadas por millones de jóvenes en todos los territorios. Y fue esta gran demostración de fuerza la que obligó al gobierno del PP a retirar las reválidas franquistas. Pero no nos conformamos únicamente con esta victoria.

Desde el Sindicato de Estudiantes no vamos a aceptar nada que no sea la puesta en práctica de las justas reivindicaciones de la Marea Verde ¡Que se dejen de cuentos y de juegos de palabras! Exigimos que se derogue inmediatamente la LOMCE y el 3+2. Que nos devuelvan todo el dinero robado a la educación pública y se reviertan todos los ataques, como los despidos de nuestros profesores. Que se acabe la masificación en las aulas, que se dignifique una FP pública y gratuita y se remuneren las prácticas en empresas. Que vuelvan los estudiantes expulsados de las facultades por no tener dinero, que se terminen las tasas abusivas y que las familias trabajadoras reciban becas dignas para poder acceder a la universidad gratuitamente.

El 9 de marzo, igual que el 8 de marzo - jornada en la que el Sindicato de Estudiantes ha convocado también un paro de una hora contra la violencia machista y los derechos de las jóvenes y las mujeres trabajadoras-  seremos la mayoría de la población la que diremos ¡Basta ya! a un gobierno al servicio de los bancos y los poderosos. Y volveremos a demostrar que el único cambio real será fruto de nuestra lucha y organización.

¡Todos a la huelga y las manifestaciones el 9 de marzo!