Pato confinado

Receta de mujaddara: las lentejas árabes que aparecen en la Biblia

Mujaddara o lentejas árabes.
Mujaddara o lentejas árabes. Tamorlan - Own work/ Wikimmedia Commons. CC BY-SA 3.0

La mujaddara es una receta árabe de lentejas y arroz, que se suele servir cubierta por cebolla frita y frutos secos y acompañada de yogur. Un plato que aparece en la Biblia, por eso lo llaman 'el favorito de Esaú'. Una fórmula vegetariana, muy nutritiva y saludable, que, al modo de la comida oriental, va bien cargada de especias.

Se tienen que cocer las lentejas y el arroz junto a las especias, mientras que la cebolla y los frutos secos se tuestan aparte. La proporción de lentejas y arroz debe ir más o menos a la par.

La cebolla tiene que salir muy dorada, algo chamuscada y caramelizada, para que impregne el plato (deja que esté un buen rato al fuego). Cuando sirvas las lentejas, cúbrelas con la cebolla frita y los frutos secos y añade una cucharada de yogur.

La mujaddara es un plato muy típico de Líbano y Palestina. Un delicia que nos transporta a tiempo lejanos, cuando unas lentejas reconciliaban a padres e hijos.

Receta de mujaddara o lentejas árabes

Ingredientes 4 personas:

  • 2 tazas de lentejas.
  • 1 taza y cuarto de arroz blanco basmati.
  • 2 dientes de ajo.
  • 2 cebollas grandes.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 guindilla de cayena o copos de chile (opcional).
  • Piñones o almendras sin tostar.
  • Una cucharadita de canela.
  • Pimienta negra.
  • Comino al gusto.
  • Yogur natural.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.

1. Prepara las lentejas:

Ten las lentejas desde el día anterior en agua para que se hidratan. Después escúrrelas y cuécelas en agua durante 20 minutos, con un poco de sal, una hoja de laurel, y dos dientes de ajo. Pon el agua justa para que las cubra. Tienes cocerlas hasta dejarlas al dente (se acabarán de hacer con el arroz). Mientras tanto, pela y corta las cebollas en tiras gruesas. Ponlas en una sartén con un chorrito de aceite de oliva caliente y fríelas hasta que esté muy hechas, doradas y bien tostadas. Tuesta en una sartén también un buen puñado de frutos secos (piñones o almendras).

2. Cuece las lentejas con el arroz:

Añade el arroz a las lentejas, y echa especias al gusto. Asegúrate de que tenga el agua justa para que el arroz acabe hecho y seco (lo mismo con la lentejas). Cuando el arroz esté ya cocido, remueve y comprueba el punto de sal y especias. Deja que repose unos minutos y sírvelo en el plato, cubierto por cebolla caramelizada, parte de los frutos secos, y con una cucharada generosa de yogur natural.  También puedes servirlo con un huevo frito o escalfado.