Trabajar cansa

Al final comeremos croquetas

                                

"Ya que son necesarias propuestas nuevas, los jóvenes empresarios queremos participar y lanzar propuestas novedosas y ambiciosas" -Jorge Fuset, coordinador del Foro de Economistas-                        

               

Lo de "la receta para salir de la crisis" ya se ha convertido en una frase hecha. Cada día nos encontramos con unos cuantos genios que ofrecen sus consejos al gobierno. Nunca habíamos conocido tantos centros de estudios, foros y seminarios, tanto experto dispuesto a aportar su sabiduría para salvarnos.

Tanto hablan, y tanta atención reciben, que crean la ilusión de debate social, de que realmente asistimos a la sesuda búsqueda de soluciones novedosas, cuando en realidad las recetas son todas del mismo plato, con escasas variaciones: reforma laboral, bajada de impuestos, recorte de gasto social.

Es como las croquetas. Cada uno las hace a su manera, pero todas son al fin croquetas. Uno pone mantequilla, otro cebolla picada, aquel deja la bechamel más líquida, pero al final salen croquetas, aunque algunas se dejen comer mejor que otras, o tengan mejor aspecto. Algunos cocineros, cuya comida causa pesadas digestiones, prueban a echar alguna hierba olorosa, por si cuela y nos la tragamos: ahí está la CEOE con su divertido "contrato indefinido no fijo". 

Por ahora el gobierno dice que no atiende los consejos de tanto arbitrista. Pero le insisten tanto, que cualquier día toma nota de las recetas, se remanga, se pone el delantal y se mete en la cocina, a ver qué sale. Pues ya saben: croquetas.