Trabajar cansa

La reforma laboral nos hará campeones

"Con la reforma tendremos un mercado laboral, una regulación laboral, que nos permitirá sin duda escalar en el ranking mundial de competitividad." -Elena Salgado, Vicepresidenta Económica del Gobierno-

.

No quiero fastidiarles el viernes, pero tengo una mala noticia: no estamos entre los países más competitivos del mundo. Bueno, qué le vamos a hacer, no se puede tener todo, no queramos ganar el Mundial y encabezar el ranking de competitividad en el mismo año. Pero como somos un país ambicioso ya hemos recogido el guante: a partir del próximo año escalaremos puestos en la lista. Y lo haremos gracias a la reforma laboral, que ayer por fin quedó cerrada.

La competitividad de la que hablo la mide el Foro Económico Mundial, y dice que estamos en el puesto 42 de 139 países. El Foro, por si no les suena, es el mismo que organiza la romería de Davos, donde se reúne lo más selecto del capitalismo. Así que ya sabrán de qué estamos hablando.

Para hacer su ranking dicen valorar doce factores: instituciones, infraestructuras, ambiente macroeconómico, salud y educación primaria, educación superior, eficiencia del mercado de bienes, eficiencia del mercado laboral, desarrollo financiero, tecnología, tamaño del mercado, sofisticación empresarial e innovación,. Ya ven que han incluido un punto de "salud y educación primaria" para que no pensemos que sólo les preocupa la pela, que tienen conciencia social. Aunque no descarten que ese punto valore la privatización de ambas, todo puede ser.

El caso es que los amigos del Foro nos dan un tirón de orejas por uno de esos factores. ¿Adivinan cuál? Acertaron: el mercado laboral, que en el caso de España sufre de "alta inflexibilidad". Por eso la vicepresidenta pronostica que pronto subiremos en el ranking: porque si algo va a traer la reforma laboral es flexibilidad, en el sentido que todos sabemos.

Dijo ayer el presidente Zapatero que la reforma requiere un "período de aprendizaje" de los empresarios, y que tardaremos unos meses en ver resultados. No sabe el presidente lo rápido que aprenden nuestros empresarios. No había ni terminado la tramitación parlamentaria y ya había empresas retirando expedientes de regulación de empleo para acogerse a la reforma, que les deja despedir más fácil y barato. Empresas así nos harán campeones.