Trabajar cansa

La huelga fracasará a las 6 a.m.

"Yo deseo que sea la última vez que se convoca una huelga general; por eso hace falta que se haga mal, que si no sus actores se animan a seguir con la fórmula." -Cristobal Montoro, portavoz de Economía del PP-

.

Si la huelga tiene mucho o poco seguimiento lo sabremos cuando pasen unos días y tengamos datos fiables como el consumo eléctrico o los descuentos en nóminas. Pero nadie está dispuesto a esperar tanto, y por eso la huelga se resuelve en unas pocas imágenes y gestos. Descartado un escenario dominical como el del 14-D de 1988, pues el mundo laboral es mucho más complejo hoy, huelguistas y antihuelguistas saben que el éxito o fracaso se mide por impresiones.

Por eso las primeras horas son cruciales, y bien temprano sabremos que la huelga es un éxito y que la huelga es un fracaso, pues ambos mensajes nos llegarán casi a la vez. ¿Quién enviará primero su mensaje? Si la huelga del 2002 fue considerada un fracaso por el portavoz del Gobierno a las ocho de la mañana, es previsible que esta vez el piquete antihuelga cante victoria más temprano todavía, a las siete, o a las seis, cuando arrancan los informativos de la radio.

Lo de las valoraciones tempranas de la huelga es como el salto de la reja en el Rocío, donde cada año amanece más temprano y acabarán sacando a la virgen la tarde antes. En el caso de esta huelga más aún, pues hace semanas que nos dijeron que había fracasado, y para algunos el 29 será un mero trámite de confirmación del pronóstico. No puede ser de otra forma, la huelga fracasará sí o sí, que muchos han empeñado su crédito, su prestigio y su honra en la agresiva campaña antisindical, como para que al final no fuera el fracaso previsto.

Para que no nos quede duda ya tendrán preparadas unas cuantas conexiones en directo con puntos calientes donde se haga evidente el nulo seguimiento del paro: "Aquí estoy, desayunando en un bar y leyendo el periódico como cualquier día." "Masiva afluencia de trabajadores en esta fábrica que ven a mis espaldas." "Las clases se desarrollan con normalidad en este colegio."

Sospecho que más de un periódico tiene ya preparada la portada del día siguiente, y no moverá una coma pase lo que pase. Si no me creen, consulten en la hemeroteca la prensa del día después de la huelga de 2002, y ya verán.