Trabajar cansa

Comienza la 'legisladura'

 

Se lo advierto: al próximo que me suelte lo de "sangre, sudor y lágrimas", le garantizo que le hago sudar y llorar, y hasta sangrar como insista en repetir el topicazo de Winston Churchill que estos días está en boca de todos.

¿Hay alguien que no sepa ya que vienen tiempos duros? Como para no enterarse: en la última semana no hay dirigente político o empresarial que no nos lo haya repetido. El rey ("vienen tiempos muy duros y difíciles"), Salgado ("el tiempo que viene es difícil"), Botín ("se cumplirá con el déficit, pero será un camino muy difícil"), y por supuesto Rajoy.

El inminente presidente ya nos adelantó el otro día que tendremos que hacer sacrificios, y que anunciará medidas "no gratas" en el discurso de investidura con que hoy arranca la décima legislatura, que desde ya podemos llamar legisladura. No sabemos si hoy Rajoy nos echará un discurso de ambición histórica, una versión hispana del manido discurso de Churchill en la Cámara de los Comunes, pero diga lo que diga no nos sorprenderá mucho, pues a fuerza de cantarnos el pegadizo estribillo del "sangre, sudor y lágrimas" ya nos pillan con la resignación adecuada para encajar lo que venga.

Tras su entrevista con el Rey, Rajoy dio una pista de hasta dónde tendremos que llorar, sangrar y sudar: recordó que para cumplir con el objetivo de déficit en 2012 habrá que recortar al menos 16.000 millones. Eso en el caso de que 2011 termine con un 6% de déficit. Si al final, como se prevé, es más alto, cada punto extra supondrá otros 10.000 millones. Puesto que su lema ha cambiado desde aquel "Lo primero el empleo" al actual "Lo primero el déficit", los tijeretazos pueden ser salvajes.

No sé si hay forma de librarse del llanto y la sudada, pero puestos a sufrir, lo justo sería repartir el sufrimiento no sólo entre todos, sino proporcionalmente a la capacidad de cada uno para llorar y sudar. Sin embargo, hasta ahora el reparto ha sido muy desequilibrado, y lo que nos anuncian es más de lo mismo: reforma laboral, congelación salarial de cuatro años, minijobs, recortes sociales… Feliz legisladura.