Deuda de quita y pon

 

Ja, ja, ja, la banca está a punto de morder el polvo en Grecia: por lo visto aceptará una quita voluntaria del 50%. Es decir: que renuncia a que le devuelvan la mitad de lo que prestó. Toma, toma, chincha, rabia…

Un momento, un momento, no canten victoria. ¿Han olvidado lo de “la banca siempre gana”? ¿Acaso ignoran que no es un refrán, sino el artículo primero de los estatutos fundacionales de todo banco? Entonces, si renuncian al 50% de la deuda griega, ¿no pierden por una vez, aunque sea un poco? No está tan claro.

Sobre el papel, puede: si al fin hay acuerdo entre Grecia y sus acreedores, la banca renuncia a cobrar una parte. Sí, cuesta creerlo, y tampoco esperen que siente un precedente, no creo que les sirva para ir a su banco a pedir una quita de su hipoteca. Pero además, habrá que conocer bien los detalles, pues la banca está negociando duro para asegurarse compensaciones.

Como en toda extorsión, en las conversaciones de los bancos con Grecia hay poli bueno y poli malo. La cara amable es la banca europea, que se dice dispuesta a aceptar la quita y sólo aspira a subir el interés de los bonos que reciba a cambio, aunque bajo cuerda ya estará asegurándose otras compensaciones de Europa. El papel del poli malcarado y violento lo juegan los fondos de riesgo, los hedge funds, que compraron deuda con descuentos y a la vez seguros de impago (los famosos CDS), de modo que ahora aprietan para que la quita no sea voluntaria sino impuesta, y así cobrar unos seguros que siempre dan doble ganancia al especular con ellos.

Bancos, hedge funds, CDS… ¿De qué me suena todo? ¿Hemos vuelto al kilómetro cero de la crisis, la misma charca infecta de especuladores donde todo comenzó? Pues parece que sí: Grecia, la que hace unos meses decían salvada, sigue en la picota y rodeada de los mismos buitres que la colocaron allí, al tiempo que Portugal boquea otra vez. Es lo que pasa cuando Europa deja su propia salvación en manos de los mismos que causaron la crisis, dando dinero barato a la banca para que compre deuda a intereses de usura: que al final la banca siempre gana.