A la espera del escándalo

09 abr 2013
Compartir: facebook twitter meneame

Una muy amplia cantidad de españoles leemos todos los días los periódicos o escuchamos la radio a la espera de ser informados del escándalo del día. Y los demás ciudadanos, cuando se enteran, lo consideran usual y no sorprendente. Es más, si algún día no se produce esa noticia o información, nos sentimos en cierto modo decepcionados, por no decir desilusionados. Esto demuestra la situación de irregularidad política y democrática en que vivimos. Como el comer, necesitamos un escándalo cada día. Lo cual nos conduce a que nada es normal y todo es desconfianza. Una manera imposible de vivir y de asumir.

Lo grave es que, por mucho que trabaje a destajo la máquina de picar, casi siempre llevamos razón. La vida española es un cóctel de escándalos actualizados con otros sobrevenidos. El escándalo es nuestra más importante ocupación. Y raro es el día en que no se conocen dos o tres, con sus correspondientes intentos de remedio o de olvido. Cuando no es, como hoy, que la juez Alaya embarga fincas y cuentas a Guerrero y a su sucesor Juan Márquez en la Junta de Andalucía por su fianza civil de 686 millones y 173 millones de euros respectivamente a causa de los ERE es que Jordi Pujol Ferrusola ha movido 32 millones de euros en 13 países y paraísos fiscales. O nos enteramos de que Franco, el Rey y los Estados Unidos de América tenían sus apaños y concierto de intenciones. O que a Urdangarin no se le podrá embargar el sueldo que cobre en Qatar como ayudante de la selección de balonmano por no existir convenio de extradición y no verse obligada la autoridad catarí. O que la mujer y cuñados del Presidente del Congreso, Jesús Posada, gestionaban y guardaban importantes cantidades en paraísos fiscales. O que el chalé de Corinna era espléndido con cargo a la Corona, es decir, a los españoles. O que el Barça paga el espionaje de Convergencia a Unió. O que el vicepresidente de la patronal y presidente de la de Madrid, Arturo Fernández, sigue en el cargo sin que se investigue si pagaba o no en negro a sus empleados. O que sigamos sin saber quiénes son los 3.000 delincuentes españoles evasores fiscales incluidos en la lista Falciani. O… Todo un surtido de corrupciones y escándalos.

En el informe que el oficial CIS publicó ayer efectivamente la segunda preocupación de los españoles es la corrupción, solo por detrás del paro, que ése sí que es el mayor escándalo. Algo deberían hacer los políticos para enmendar ambas cosas. Comenzando por los suyos. Pero no lo hacen, ésa es la verdad: el Ministerio Fiscal y la Agencia Tributaria no tienen voluntad decidida para cortarlo de raíz. No es una casualidad tanto escándalo, es porque se persiguen solamente con amagos y declaraciones. España, además de una cloaca, o al menos esa conciencia en los españoles, es un escándalo continuo que comienza cada mañana al leer los periódicos o escuchar la radio.

___________________

Gota EN FORMA DE LÁGRIMA: Con 96 años ha muerto la persona más joven de España, José Luis Sampedro. Quienes tuvimos la suerte de conocerle podemos dar fe de su afabilidad y su lucidez intelectual. Nunca se resignó a que otros pensaran por él. Su pensamiento más ¿ (a rellenar por el lector) fue: “No necesitáis recurrir a la violencia porque tenéis la razón y el futuro. Pero la situación empieza a ser insostenible y no basta con callar”.

___________________

Gota ¿POPULISTA?: ¿Será el ex presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, el Beppe Grillo español?

____________________

Gota SOSPECHOSA DE NUEVA INJERENCIA REAL: El embajador de Qatar revela que el Rey habló con el emir estos días varias veces. ¿De qué hablarían? ¿Hablarán normalmente con tanta frecuencia?

________________

Gota del PARIPÉ DEL PP: El PP impide que la Iniciativa ciudadana sobre los desahucios tenga un debate final en el Pleno, en contra de todos los demás partidos de la oposición en bloque. Y da paso a una ley que no solo no soluciona los problemas, sino que los agrava. ¿Para qué la admitieron a trámite? No deberían esconder su miserabilismo social en semejante paripé. Una humillación más a los ciudadanos.