Bulos de niños enfermos

La mayoría de las presuntas alertas sobre niños enfermos que recorren las redes sociales son falsas. Además de miserables, pues utilizan la imagen robada de cualquier niño con el propósito de conseguir compartidos y likes en Facebook o Instagram, sus soportes más habituales.

Con ésta, por ejemplo, lo han conseguido de largo. Más de 400.000 compartidos en Facebook en el momento de hacer la captura.

Puede que no quieran estafarte, solo tomarte el pelo. Puede incluso que alguien se haya molestado en inventarse esta película únicamente para poner en ella el número de teléfono de un ‘enemigo’ y que le llamen en masa, puede. O puede que la intención de los autores sea hacerse con datos personales y utilizarlos de manera fraudulenta.

En cualquier caso, es un hoax de muy mal gusto. Pero desmontar este bulo de una niña enferma de cáncer es muy simple: ¿Esto de cuándo es?, ¿cómo se llama la niña?, ¿en qué hospital está?, ¿de qué país?, ¿a qué número llamo para regalarle un millón de euros?..

Facebook no da nada

En cuanto a que “Facebook ha prometido donar 1,20 euros por cada vez que se le dé a compartir…”, obviamente es falso. Facebook cobra por enchufar a discrección “publicaciones  sugeridas”, pero no suelta un céntimo, y menos los más de 480.000 euros que llevaría ya recaudados esta foto en caso de ser cierto lo que cuenta.

Ha habido alertas ciertas para recaudar fondos para niños enfermos, generalmente apoyadas con una página en Facebook -no una simple foto-, y alguna web. Si el menor tienen nombre, ubicación y figura alguna manera de contactar con su entorno, sobre todo un número de teléfono, quizá pudiera ser cierta. Pero, ojo, porque también pudiera ser cierta pero ser una alerta de hace años y estar desfasada.

En cualquier caso, sería raro. Hace mucho que Facebook o Instagram dejaron de ser medios eficaces para buscar ayuda para estas cosas, si es que alguna vez lo fueron.

Ocurre también con este tipo de fotos que buscan tocar la fibra sensible de los usuarios de las redes sociales. Pero nada va a cambiar por muchos likes que reciba una imagen.

El chaval se pregunta si llegará al millón de likes y promete patear el culo del cáncer.

Las fotos más groseras de este tipo prometen incluso que Dios ayudará al niño enfermo si su foto supera determinado número de likes. Aunque a fecha de hoy, aún no se ha obrado ningún milagro.

La Fe nunca se pierde

Otro bulo con niño enfermo como protagonista se sigue compartiendo para desgracia del Hospital La Fe de Valencia, e inicialmente del titular de la línea de teléfono que figura al final de esta alerta falsa. El número ha sido dado de baja.

El letrero pide al menos 12 donantes de sangre grupo AB para salvar la vida de un niño de 10 años enfermo de leucemia internado en ese hospital. En otras versiones se piden 10 o 15 pero todas son anónimas y atemporales, como casi todos los bulos.

Éste se lleva compartiendo desde hace más de una década, primero en Facebook y después de manera masiva en WhatsApp, y tantas vueltas ha dado que incluso el Hospital La Fe de Valencia ha advertido de que se trata de un bulo.

Fibra animal

Y si los niños tocan la fibra sensible, los animales no se quedan muy atrás. Por ello en las redes sociales se comparten también montones de anuncios sobre ellos, especialmente de perros y gatos. Algunos son alarmistas y otros no, algunos son falsos y otros no. Aunque las alertas veraces cuando quedan desfasadas y se siguen compartiendo cumplen la misma función que un bulo.

En el caso de esta foto de ‘adopta o morirán’, está fechada el 22 de marzo. No se sabe de qué año, pero aunque sea de 2017, han pasado más cuatro de meses. Ya habrán sacrificado a los cachorros.

Pero no, no sufráis, porque nadie sacrifica dálmatas. Los cachorros de esta raza se venden por unos 300 euros.

En cuanto a los números de teléfono que figuran en estos falsos letreros, simplemente copiarlos y pegarlos en el buscador de Google suele deparar resultados sorprendentes.

Pero lo mejor son los dos comentarios que tiene la imagen que, una vez más, dejan patente que al compartidor de bulos le encanta serlo y le da lo mismo lo que se le digan.

-“CUIDADO CON ESTE ANUNCIO SE POR AMIGOS QUE TRABAJAN EN PROTECTETORAS Y ASOCIACIONES QUE ES MENTIRA NO SE QUE SENTIDO TIENE PONER ESTE ANUNCIO SI ES MENTIRA”.

-“Pues no le veo el sentido. Pero para ellos hacen. Yo lo comparto por si acaso.”.

Pero, ¿por si acaso qué?