Opinion · Bulocracia

El regreso de Médico de familia

Comprobábamos hace doce entradas en Bulocracia, en ‘La prometedora carrera en Harvard de El Niño Polla’, cómo a este joven actor porno manchego le cambiaban deliberadamente sus circunstancias en Internet para reconvertirlo en un exitoso estudiante.

“Por si no lo conoces, este joven de Ciudad Real se llama Ángel Mejías (Jordi para los amigos). Está a punto de graduarse con honores en la Universidad de Harvard y es uno de los descubridores de la vacuna H1N1. ¡Orgullo Nacional! pero esto no sale en la TV porque no es farándula… Comparte si te indigna!”.

Es verdad que El Niño Polla es de Ciudad Real, que se llama Ángel y que en su oficio le conocen como Jordi. Pero ya salió él al paso en Twitter de su supuesta invención de una vacuna, colgando un nuevo vídeo de sus peripecias sexuales con esta leyenda:  “Muchas gracias. Gracias a vuestro apoyo he logrado alcanzar este importante descubrimiento. Aquí poniendo la vacuna a mi primera paciente”.

Casi simultáneamente ocurría algo similar en las redes sociales con la también profesional del porno Mia Kalifha. Pero ella, además de cambiar de ocupación, pasaba de ser libanesa a extremeña, concretamente una chica de Cáceres de nombre “Montaña García, que ha ganado las Olimpiadas de Física y Química 2018”. Otro “orgullo nacional” que no sale en la tele.

“No lo verás en la tele”

E igual que fueron suplantados Jordi, El Niño Polla y Mia Kalifha hace unas semanas, lo ha sido desde entonces algún que otro rostro popular por otras cosas. Pero es que ahora las redes nos sorprenden con un nuevo letrero que para los que cumplimos los años ya por décadas es sin duda una coña para hacer gracia, pero no para los que tienen menos de veinte años o por ahí, porque el señor de la foto igual ni les suena. Ha hecho de todo, pero no es youtuber, así que es poco probable.

A esos menores de veinte años que no saben quién es realmente el “investigador” de la foto, comentarles que es el payaso Milikito de la infancia de vuestros padres y el Emilio Aragón que perseguía líneas por el mundo en su adolescencia; el de Paloma que es de goma, los Vips de Telecinco y luego Médico de familia. Actúa, canta, baila, toca instrumentos, presenta, inventa, produce, preside honoríficamente cadenas de televisión… Y empezó con un cencerro.

El “Nacho Martín” que cita el texto, brillante “premio Cervantes de Unanumo”, era el nombre del personaje que interpretaba Emilio Aragón, el de la foto, en la serie de televisión Médico de familia, que se emitió de 1996 a 1999. Así que ya sabéis, chicos.

Y mayores: Que un adolescente te llegue con esto y te pregunte si es verdad, no tiene precio.