Opinion · Posos de anarquía

Machistas miserables

Hace un año exactamente, con motivo del 8 de marzo, escribía “convertir a algunos cafres que tenemos entre nosotr@s, lo cierto es que es complicado, pero si los superamos en número, seremos más poderos@s y los anularemos”. Pues hoy es ese día, hoy superamos en número a es@s machistas miserables que hacen de este mundo un lugar mucho peor para vivir. Hace falta que mañana, pasado, dentro de un año, continuemos siendo más.

Conseguir que abra los ojos una de esas personas machistas que confunde ‘feminismo’ con ‘hembrismo’, que sostiene que la huelga de hoy es promovida por una élite y que sólo busca el enfrentamiento entre hombres y mujeres, que niega la brecha salarial o sólo la liga a la maternidad… es una empresa abocada al fracaso en la mayor parte de los casos.

Es@s machistas miserables están hech@s de otra pasta, lo han demostrado toda la vida. Intentan por todos los medios que tengamos que justificar por qué luchamos por la igualdad cuando deberían ser ell@s quienes deberían justiciar -en vano, porque es injustificable- esta sociedad patriarcal que nos asfixia.

¿Saben qué es lo peor de todo? Que si echan la mirada atrás, gente de esta calaña que hoy critica esta huelga es la que, en un futuro, más se aprovecharán de los logros coseguidos. Así ha sucedido con el divorcio, con el aborto, con el matrimonio homosexual… todas esas personas que se esforzaron por impedir estas conquistas sociales son las que ahora se abrazan a ellas hasta la extenuación. Es@s machistas miserables, ante quienes ni merece la pena dar explicaciones ya, son unos meros parásitos.

Me viene a la memoria mi reproche a la RAE por una de las acepciones que recoge para fácil: “Dicho especialmente de una mujer: Que se presta sin problemas a mantener relaciones sexuales”. ¿Saben qué fue lo que me respondió? “Es obligación del diccionario registrar las voces o expresiones que usan o han usado los hablantes y pueden aparecer en textos escritos en español. Los diccionarios son también claves de lectura, necesarios para poder interpretar adecuadamente los textos”.

Y acto seguido se calzó dos fragmentos de obras:

“Naturalmente, había recursos para aturdirse: el alcohol, las noches de luna junto a una mujer fácil, las mañanas soleadas en el yate Serena” (Mercedes Salisachs, La gangrena).

“Espió sus menores actos, le echó en cara el tiempo invertido en cuidar a la hermana de Perico, y, en suma, adoptó el sistema de contrariedad y violencia, de seguros resultados con las mujeres fáciles y depravadas, a quienes subyuga y enamora (Emilia Pardo Bazán).

Por justificaciones del machismo como éstas, también hay que secundar la huelga de hoy, yendo a ella si eres mujer, haciendo lo posible para que las mujeres acudan si eres hombre. Esta huelga, este grito masivo no es sólo por la brecha salarial o el terrorismo machista, es por cómo la sociedad patriarcal esta violando derechos humanos esenciales.

La jornada de hoy pasará a la historia. Que no se quede en los libros, que a partir de hoy, es@s machistas miserables queden más arrinconados que nunca hasta que llegue el día que chupen de las libertades que otr@s ayudamos a conquistar.