Opinion · Posos de anarquía

El ridículo de Cifuentes

Cristina Cifuentes se convirtió ayer en la prueba viviente de lo torpe que puede llegar a ser un/a polític@ cuando las mentiras l@ acorralan. El ridículo de la presidente de la Comunidad de Madrid fue de órdago, de los que uno recordará durante años, entre risas e indignación, por lo esperpéntico de la situación. La que ya diera muestras de su idea del Estado de Derecho durante las movilizaciones posteriores al  15M, con represión policial cuando ella ejercía como Delegada de Gobierno, anunció una querella contra un medio de comunicación y sus profesionales escudada en un plasma, porque el miedo a enfrentarse a las preguntas de la prensa le haría hasta balbucear.

Si Cifuentes considera suficientes los documentos aportados para avalar que no se cometieron irregularidades en sus notas de máster, l@s madrileñ@s deberían temer por su cartera, por el modo en que esta representante política está gestionando Madrid… ya no tanto porque el máster fuera sobre financiación de las Comunidades Autónoma y, según indican todas las evidencias, tuviera que recurrir a la falsificación para aprobar, sino porque su listón de honestidad está enterrado varios metros bajo tierra.

El relato de Cifuentes acerca del misterio de dos ‘No Presentada’ convertidos en ‘Notable’ tiene tantas incongruencias que ni siquiera en las filas del PP son capaces de poner la mano en el fuego por ella, tantos ‘donde dije digo, digo Diego’ que uno no sabe si reír o llorar… Algo parecido sucede con los representantes de la Universidad Rey Juan Carlos, que tan pronto no ve irregularidad alguna como abren investigaciones. Media España se está riendo de ella y la otra media se divide entre quienes defienden lo indefendible como hinchas políticos que son o directamente obvian en tema hastiados de tanta corrupción política.

Así las cosas y si finalmente presenta el trabajo de fin de máster -lo que tendría que haber hecho desde el primer día-, ¿quién se va a creer que este trabajo es realmente suyo y fue presentado en fecha? Las sospechas de que está siendo redactado estos días por una tercera persona, a la que se pagará convenientemente, son inversamente proporcionales a la honorabilidad de Cifuentes. Deduzcan.

Durante su intervención de ayer, la presidenta del PP madrileño puso la guinda al pastel de su ridículo cuando se erigió víctima de “una cacería” por su lucha contra la corrupción. Eso sería como decir que se ponen trampas para ratas porque terminan con la inmundicia, cuando ellas mismas forman parte de ella.

Por todo ello, todo mi apoyo a eldiario.es, medio que destapó el escándalo; a su director, Ignacio Escolar; a la periodista al frente de la investigación, Raquel Ejerique; y al resto del equipo, porque ante ataques contra la Democracia como el que ayer encabezó Cifuentes no cabe otra respuesta que la defensa y contraataque. Quienes cargan contra la libertad de prensa, como Cifuentes, parecen añorar el pasado franquista del presidente de honor de su partido, Manuel Fraga, autor de una deleznable Ley  de Prensa en 1966. L@s demócratas de bien, l@s de verdad y no quienes sólo se envuelven en trapos rojo y gualda, no lo toleraremos.