Ciudadanos compara la Fundación Francisco Franco con las entidades independentistas catalanas

David Bollero

Esta mañana pensaba escribir sobre la deleznable Fundación Francisco Franco y cómo tuvo la desfachatez hace dos días de celebrar una “victoria tan justa como deseada” de la Guerra Civil por parte de un golpista ruin. El tema da para escribir con las entrañas o desde una óptica más cerebral, llegando a un punto de convergencia que provoca la náusea. Algo que no parece sucederle al secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, que al ser preguntado sobre la ilegalización de esta fundación se ha escudado en la libertad de expresión y la ha comparado con otras organizaciones separatistas catalanas que, a sus ojos, son anticonstitucionales.

Lo más triste no es esta desafortunada comparación, lo peor es que no sorprende. Ciudadanos nos tiene más que acostumbrados a su ambigüedad en todo lo concerniente a Franco, la Guerra Civil y las cuatro décadas de dictadura asesina. Recuerdo, por citar un ejemplo cercano, las palabras de una concejala del partido naranja del pueblo en el que vivo -Rincón de la Victoria, Málaga- cuando aseguró que “en la Guerra Civil no hubo ni buenos ni malos”. Así son ellos, alumn@s aventajad@s del Partido Popular, que ha logrado aglutinar a los herederos del franquismo.

Más allá de que Villegas confunda la velocidad con el tocino, resulta lamentable la imagen exterior que España está dando al mundo: Represión, resurgimiento impuesto del nacionalcatolicismo y libre apología del fascismo con el beneplácito y las ventajas fiscales del Gobierno. Un auténtico despropósito que pretene arrinconarnos a quienes deseamos y defendemos una verdadera democracia, a los que nos sacudimos las banderas y, desde luego, a los que consideramos que toda persona que apoye a organizaciones como la Fundación Francisco Franco, sencillamente, es mezquina.

La derecha, tanto extrema como moderada, y l@s fascistas siempre han jugado con que la izquierda, por aquello de tener un sentido de la democracia mucho más limpio, no baja al barro y encaja estoicamente sus tropelías. En el momento en que la izquierda ha dicho basta, ha regresado la represión en forma de Ley Mordaza, critica por la ONU, Amnistía Internacional, Human Rights Now, Reporteros Sin Fronteras y un largo etcétera. Y, con todo, no nos callan.

Hoy más que nunca nos tiene que importar un bledo que estas huestes fascistas y de derecha recalcitrante tengan la piel tan fina, se sientan tan ofendidas cuando se critica a su Iglesia, a sus dictadores o a sus líderes corruptos y ruines. Hay que decirlo alto y claro: la Fundación Francisco Franco debería ser ilegal, porque representa la bajeza humana, porque recuerda y ensalza a un asesino, porque en un país verdaderamente democrático, hacer apología de la época más oscura de nuestra historia reciente debería estar penado. Lamentablemente, los cimientos de esta nuestra democracia se asientan entre fosas comunes y crímenes que alianzas como la del PP y PSOE entorno a la Ley de Amnistía del 77 impiden derribar.