Opinion · Posos de anarquía

Proceso de Altsasu o la Justicia pirómana

Un grupo de militantes de Unidos Podemos paseaban una noche con sus parejas por el Barrio de Salamanca (Madrid) cuando entraron a tomar una copa en un bar conocido por ser punto de encuentro de la ultraderecha. Al poco de estar en el local, los rapados, conocidos por su pertenencia al PP, comenzaron a dirigirse a los militantes de Unidos Podemos (UP), amenazándolos y echándolos del bar, algo a lo que respondieron los agredidos verbalmente.

Los hechos, en ese pequeño local, terminaron en pelea amplificada por los efectos del alcohol en ambas partes. No tanto alcohol como para que los de UP no fueran conscientes de su inferioridad numérica y salieran por pies mientras a su espalda escuchaban gritos de “¡rojos de mierda!”, “¡arriba España!” y “¡viva Franco!”.

Ocho de los miembros del PP fueron detenidos; los de Unidos Podemos, ni siquiera fueron identificados. En los primeros informes que cursó la Guardia Civil, ésta se refirió a un posible delito de odio, algo que fue reemplazado por “terrorismo” tras llegar al juzgado de instrucción de una jueza progresista.

Han pasado ya más de 500 días y esos ocho jóvenes llevan todo ese tiempo en prisión en espera de juicio. Durante la instrucción, no se ha permitido a su Defensa presentar una serie de pruebas que consideraban esclarecedoras de los hechos, de que únicamente fue una pelea de bar. Para colmo, la jueza que hoy comienza a juzgarles está casada con uno de los líderes de Unidos Podemos. Han intentado que por ello se recuse, pero otro tribunal, en el que ella también está, los ha mandado a paseo.

Los hechos narrados escandalizarían a cualquiera. Nunca ocurrieron; no al menos con esos nombres. Si los sitúas en Altsasu (Navarra) y cambias UP por dos Guardia Civiles y los jóvenes del PP por unos simples alsasuarras, la historia es muy parecida y es muy real, tal y como nos informa y escandaliza Danilo Albin en el artículo que firma hoy.

El proceso de los de Altsasu es una auténtica vergüenza. Dice muy poco de nuestra madurez democrática y de la calidad de nuestra Justicia, contaminada por ideologías políticas y, por tanto, no siendo Justicia (al menos una parte de ella). En este espacio ya me he referido en varias ocasiones a este caso, negando el delito de terrorismo y aplicando irónicamente la misma doctrina de Altsasu a la propia Guardia Civil (saliendo muy mal parada, por cierto).

A la derecha rancia, a los falsos corporativismos del Cuerpo y la ausencia de autocrítica, sigan echando gratuitamente gasolina a las piras que ustedes mismos prendieron, y verán cómo el destino del país vira en una dirección que nunca desearon.