Nos gobierna una mafia

Lo que estamos conociendo del caso Gürtel está confirmando todo lo que sospechábamos. Lo hemos dicho muchas veces: el PP es una trama de corrupción que se presenta a las elecciones. No es un problema individual, vinculado a algunas manzanas podridas, sino que afecta de lleno a la estructura del partido. Son una banda organizada para el crimen. Por eso puede resultar llamativo que el PSOE haya decidido blanquear a esta tropa mediante la abstención en la investidura del jefe de la banda.
Pero hay más. Correa, el individuo que mediaba entre el PP y las grandes empresas, sobre todo constructoras, ha reconocido que éstas pagaban «mordidas» para acceder a contratos públicos. Ha señalado, por ejemplo, a ACS, cuyo presidente es el oligarca Florentino Pérez, que también recibió multimillonarias indemnizaciones en el caso Castor. Aquella indemnización, por ejemplo, la aprobó el PSOE en el 2008 y la ejecutó el PP en 2014.
En España el vínculo entre el modelo especulativo y la corrupción es evidente, como también lo es que el régimen del 78 se ha basado precisamente en ambos pilares. Una élite económica –conocida como IBEX– y una élite política –conocida como bipartidismo– que casan en feliz matrimonio, la oligarquía, con un regalo de bodas que consiste en puertas giratorias y sobres con dinero negro. Y ahí, en la defensa de este régimen corrupto, es donde PP y PSOE se encuentran aliados; se reconocen, se respetan.
Así se entiende mucho mejor que los amotinados del PSOE, los dirigidos por Felipe Gónzalez y Susana Díaz, hablen ahora del «mal menor» de que esta banda nos siga saqueando impunemente.
Pero nosotros lo tenemos claro: ni nos van a comprar ni nos van a domesticar; no nos rendiremos, y pelearemos hasta acabar con este régimen. Creo que nuestro país y su gente trabajadora se merece algo mucho mejor que ser gobernados por una mafia.